Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moda con apellido pop

No se estrese con Instagram y los chicos/as de moda. Sus ídolos pop de antaño ya no solo se pasean por series de Netflix, también inspiran qué ponerse

Voy a ponerme un poco nostálgica y viejuna, que parece que se lleva ahora mucho. Ay, ¿se acuerdan de cuando los iconos de moda derrochaban ingenio y frescura? Yo me pasaba horas viendo sus fotos y videoclips, preguntándome de dónde sacarían esa imaginación para ponerse lo que se ponían, en una era, claro, en la que la figura del estilista estaba relegada al anonimato.

Poco tenían que ver con nuestras it girls que visten igual que sus madres, o con instagrammers y sus armarios más patrocinados que la Fórmula 1. Nada de eso. Me pongo melancólica por esos hombres y mujeres capaces bautizar con su nombre prendas para convertirlas en leyendas: gafas Lennon, picardías Courtney Love, calentadores Nasarre...

La moda también se siente un poco así. Y no solo a Marc Jacobs, maestro del reciclaje de iconos en sus campañas (¿podrá superar lo de Marilyn Manson?); o Hedi Slimane y su cruzada por convertir Saint Laurent Paris en el Paseo de la Fama del rock. El último en sumarse a la causa ha sido Kris Van Assche, director creativo de Dior Homme. ¿Quién podría abanderar mejor ese grito neo romántico de la firma para esta primavera que Boy George? Ojos excesivamente maquillados, flores muertas, negro y solo negro... Sin valorar la mutación de su físico, nadie representa ese glamour oscuro y decadente como él.

Más información