Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Más Marie Curie y menos Newton

La iniciativa '11 de Febrero' realiza más de 250 actividades en 35 provincias para visibilizar el trabajo de las investigadoras e impulsar el papel de la mujer en la ciencia

Ampliar foto
Elena (Leni) Bascones, física teórica y coordinadora de la iniciativa '11 de Febrero'.

Una profesora de Física de la ESO animó a Begoña Vila Costas a estudiar ciencia, aunque también le gustaban mucho las letras. Vila Costas siguió su vocación y fue una de las tres alumnas de la clase de Astrofísica de la Universidad de Santiago de Compostela, en 1981. Años más tarde, se doctoró en la Universidad de Manchester como la única mujer del curso. Hoy, la astrofísica trabaja en el desarrollo del telescopio espacial James Webb, que sucederá al ya mítico Hubble, y tiene una medalla de la NASA por sus “logros excepcionales” en la principal agencia espacial del planeta.

Vila Costas es una de las que apoyan la iniciativa 11 de Febrero (fecha en la que se celebra el Día Mundial de la Mujer y la Niña en la Ciencia), realizada por investigadoras y comunicadoras científicas con el propósito de lograr el acceso de las mujeres y niñas en la ciencia y visibilizar su trabajo. Para conseguir, numerosos colectivos e instituciones —desde colegios a librerías— han organizado más de 250 actividades en 35 provincias. Son charlas, talleres, exposiciones, citas con científicas y mesas redondas que tendrán lugar hasta el 19 de febrero. 

“Es un día importante, porque, como en todos los campos, tenemos menos visibilidad”, comenta Vila Costas al teléfono desde Washington. Un estudio publicado por la OCDE demuestra que solo una de cada cinco chicas de 15 años quiere dedicarse a profesiones técnicas (el 7% en España), mientras que el porcentaje que se decanta por profesiones en el ámbito sanitario asciende a un 15% o 17%. “Algo falla en nuestra sociedad si las niñas crecen creyendo que la ciencia es cosa de chicos”, afirma la astrofísica. 

Más de la mitad (54,5%) de las matrículas universitarias en cada año son de mujeres, desde 1980, según los datos del Ministerio de Educación, pero su presencia en carreras como Física o Ingeniería no llega al 30%. Para Julia Herrero Albillos, física cuántica y una de las organizadoras de la iniciativa, faltan modelos de científicas. “En las escuelas se habla mucho de Isaac Newton y poco de Marie Curie”, lamenta. 

Leni Bascones, física del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid y otra coordinadora de 11 de Febrero, opina que toda la sociedad ayuda a construir el sesgo de género. “Los propios padres no piensan en sus hijas como potenciales científicas”, dice. 

Algunos estudios concluyen que dicho sesgo comienza en la vida escolar. Una investigación realizada en Tel-Aviv comparó la evaluación de exámenes de primaria realizada por profesores habituales con la valoración a ciegas —sin revelar el género de los alumnos— de educadores externos. En Matemáticas, las chicas sacaron mejores notas que los chicos en las pruebas evaluadas a ciegas, pero sacaron peores resultados con la corrección de los profesores que ya las conocían. En los exámenes de inglés y hebreo no se apreció esa diferencia. 

Techo de cristal

La desigualdad se agudiza al avanzar en las carreras científicas y tecnológicas: aunque un 57,5% de mujeres comienzan como personal investigador en formación frente a un 42,5% de hombres, entre los posdoctorales ellos son mayoría —58% frente al 41%—. Y solo 25% de las mujeres llegan a ser Profesoras de Investigación, frente al 75% de varones, según los datos del CSIC de 2015, un panorama que no ha variado en los últimos 15 años. En la universidad, la proporción de catedráticas en áreas como ingeniería y tecnología, agricultura, medicina, ciencias sociales y ciencias naturales no llega al 20%. 

“Al principio, cuando estás empezando, es más difícil, siempre eres minoría. Pero llega un momento en el que ya ni lo piensas”, cuenta Begoña Vila Costas. La astrofísica admite, sin embargo, que todavía nota algunas actitudes sexistas: “Ves que, por el hecho de ser mujer, algunos compañeros no te piden cosas que sabes que eres capaz de hacer”.

A pesar de los altibajos, Vila Costas, que ha investigado desde curvas de rotación de galaxias a la abundancia de estrellas, afirma que la recompensa merece la pena. “Hemos avanzado mucho gracias a las mujeres que vinieron detrás. Animo a las chicas que también lo hagan, que sirvan de ejemplo para que cada vez más niñas digan ‘De mayor quiero ser científica.

Algunas actividades de la iniciativa '11 de Febrero'

Robótica Educativa - Del 13 al 17 de febrero, una empresa de tecnología ofrecerá un taller en las escuelas de Tarragona para conocer las principales mujeres que han tenido un papel importante en el mundo científico-tecnológico y, especialmente, en temas relacionados con la robótica.

Mujeres en el laboratorio - La Universidad de Santiago realiza una exposición, del 10 al 24 de febrero, sobre las primeras científicas que se formaron en las aulas y laboratorios de las facultades de ciencias experimentales.

Editatona #11F - El 11 de febrero, de las 10 de la mañana a las 15 horas, el Medialab-Prado, en Madrid, realiza un maratón de edición edición en Wikipedia para hacer visible la ausencia de contenido relacionado con las científicas e investigadoras y compartir la necesidad de que eso cambie.

Taller de Astrofísica - El 11 de febrero, de las 10 de la mañana a las 13 horas, el Instituto de Física de Altas Energías de Barcelona ofrecerá un taller de Astrofísica para mujeres. 

Más información