Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco casas para visitar en Instagram

Blogueros, decoradores y diseñadores huyen de las estampas perfectas de revista y muestran en la red social la realidad de los espacios en los que viven

Instagram es la ventana donde decoradores, tiendas y webs especializadas muestran su trabajo en viñetas de perfección e imágenes cuidadas hasta el más mínimo detalle. Pero más allá de las estampas impecables y de los salones y las habitaciones de revista, hay un puñado de interioristas, blogueros, diseñadores o artesanos que utilizan esta red social para mostrar imágenes de sus propias casas: cómo utilizan el espacio, cómo lo decoran o incluso cómo lo reforman.

Una foto publicada por Emily Henderson (@em_henderson) el

Estilo inglés en Los Feliz

Emily Henderson es la prueba de que, para un estilista de interiores, su propia casa puede ser el mejor lienzo sobre el que trabajar su estilo y luego mostrar sus creaciones. La decoradora y diseñadora estadounidense, que presentó el programa de televisión Secretos de una estilista y colabora con la gran cadena de supermercados Target, acaba de comprar una nueva casa en el barrio de Los Feliz (Los Ángeles, EE UU), que pretende decorar al estilo de los cottage ingleses. Su blog y su Instagram, con casi 500.000 seguidores, le están sirviendo como plataforma para narrar al detalle todo el proceso de reforma y decoración: desde sus conversaciones con un arquitecto para reorganizar el plano original de la vivienda hasta cómo elegir qué grifo colocar en la cocina.

Una foto publicada por Justina Blakeney (@justinablakeney) el

Un bungaló bohemio

Diseñadora y autora del blog The Jungalow, la cuenta personal en Instagram de Justina Blakeney —con más de 200.000 seguidores— recopila imágenes de su jungalow (mezcla de jungla y bungaló), el término acuñado por la artista para describir su casa: una vivienda de 100 metros cuadrados, también en Los Ángeles. Su residencia la ha convertido en el mejor escaparate de su estilo bohemio y maximalista, con estampados y colores combinados sin miedo y multitud de plantas en cada rincón. Blakeney enseña a menudo sus creaciones en Instagram —diseña alfombras, cojines, papeles pintados para decorar las paredes e incluso artículos de papelería—, que mezcla en su casa con piezas de Ikea y Target o textiles de segunda mano que encuentra en eBay.

Una foto publicada por robert & christina (@newdarlings) el

El apartamento de una pareja ‘millennial’

Poco después de casarse, hace tres años, Robert y Christina Martinez decidieron abandonar los suburbios de Nueva York, en los que habían vivido toda su vida, para mudarse al paisaje desértico de Arizona. Desde entonces, este matrimonio documenta su estilo de vida y sus viajes en el blog New Darlings. Su perfil en Instagram está lleno de estampas de su vida familiar en su casa de Phoenix. Una simple foto de su salón, decorado en tonos tierra y con muebles de West Elm —una marca fundada en Brooklyn en 2002 y que se considera la tienda de decoración favorita de los millennials en Estados Unidos— puede acumular más de 17.000 me gusta.

Una foto publicada por Emily Katz (@emily_katz) el

Una casa de diseño en Airbnb

Fue la madre de Emily Katz quien una tarde le enseñó a tejer los colgadores de macramé para colocar plantas que tan de moda estaban en los setenta. Ahora esa afición es un trabajo a tiempo completo y una web, Modern Macrame, desde la que Katz vende su artesanía y organiza talleres por todo el mundo para enseñar su técnica. La casa que esta artesana y diseñadora tiene en Portland es el escaparate perfecto para sus creaciones. La vivienda está abierta para los 130.000 seguidores que se asoman a su Instagram… y también para todo aquel a quien le apetezca alquilar una de sus habitaciones por unos días a través de Airbnb.

Una foto publicada por theobert_pot (@theobert_pot) el

Escandinavos con color

Los días cortos y sin apenas luz de los inviernos en los países escandinavos inspiran el estilo de las casas nórdicas, que se caracterizan por sus interiores minimalistas en los que predomina el blanco y la madera. Pero el diseñador gráfico y bloguero holandés Theo Bert Pot, autor de The Nice Stuff Collector, rompe la regla de las paredes blancas y muestra en Instagram las habitaciones de su casa, pintadas en vívidos verdes, rosas empolvados o incluso negros absolutos. Los colores que ha elegido llaman tanto la atención entre sus 35.000 seguidores que ha incluido una sección en su blog para desgranar, habitación por habitación, todos los tonos que utilizó para pintar su casa.