Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cura del acné que triunfa en Instagram es una farsa

Esto es lo que afirma Huda Kattan, 'influencer' en temas de belleza. Deborah García Bello, experta en química de los cosméticos, analiza esta 'fórmula milagrosa' contra el acné

acne

Huda Kattan es una blogger de trucos de belleza con más de 15 millones de seguidores en Instagram. Su cuenta incluye tutoriales sobre maquillaje, depilación o cuidado de la piel. En uno de estos vídeos, la gurú explica cómo tratar el acné con una milagrosa mascarilla a base de nuez moscada, leche y miel. Aplica una mezcla de estos ingredientes sobre su cara con una brocha y la deja actuar unos diez minutos. Ella asegura que la leche es "asombrosa" como exfoliante natural, capaz de aportar luminosidad a la piel, entre otras bondades. La nuez moscada, cuenta sin dar más explicaciones, "es capaz de mantener el acné bajo control", y alaba las propiedades antiinflamatorias de la miel. ¿Es este ungüento el remedio definitivo contra los granos?

¿Ciencia o ficción?

Empecemos por conocer por qué aparece el acné. Los poros de la piel son aberturas abiertas a los folículos, que contienen, a su vez, un pelo y una glándula sebácea. Los granos se producen por un taponamiento de estos poros cuando las glándulas sebáceas producen más sebo del necesario para proteger la piel, lo que se combina con un engrosamiento de la epidermis y estrechamiento del folículo. Todo esto resulta en la obstrucción del poro, genéricamente denominado comedón.

Los puntos negros son comedones que se forman cuando el sebo está en contacto con el aire y, los puntos blancos son comedones que permanecen recubiertos por la superficie de la piel. La bacteria Propionibacterium acnes, presente en nuestra piel, prolifera en ambientes poco aireados como estos poros obstruidos, causando inflamación, enrojecimiento e incluso lesiones más severas como quistes y nódulos. El origen del acné es multifactorial, sobre todo se debe a desequilibrios hormonales, al estrés, al efecto secundario de algunos medicamentos, a los rayos UVA y a dietas ricas en glucosa. En cambio, y contra la creencia popular, no afectan ni el consumo de cacao ni de productos grasos.

Dicho esto, analicemos la eficacia de cada uno de los ingredientes de la esta receta:

Leche

Contiene varios componentes con interés cosmético, como alfahidroxiácidos, aminoácidos y antioxidantes. Pero un ingrediente concreto en una matriz inadecuada da como resultado un cosmético inútil: este es el caso que nos ocupa. No solo eso, sino que la aplicación de leche sobre la piel resulta contraproducente para el acné por su elevado contenido en grasas y azúcares, que sirven como alimento a P. acnes. En cambio, sí existen cosméticos que contienen leche e ingredientes sintetizados a partir de la leche que son eficaces y, sobre todo, seguros, ya que su conservación es compleja.

Nuez moscada

No existe ninguna evidencia que la relacione con el tratamiento del acné ni con ningún otro tratamiento tópico, es decir, no produce ningún efecto sobre la piel. Su único y reducido uso en cosmética es el de su aceite esencial, Myristica fragans kernel oil, como aromatizante.

Miel

Efectivamente, tiene actividad antibacteriana, ya que libera peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) cuando entra en contacto con lesiones cutáneas. En cambio, esa leve actividad bactericida es inútil frente al P. acnes.

Conclusión: no es ciencia, es ficción

Si sufre acné, acuda a su dermatólogo y/o a su farmacéutico, que le recomendará un tratamiento adecuado a la gravedad de su problema. Si es de carácter severo, deberá tratarse con antibióticos orales y, si es muy severo, con isotretinoína, que ataca a la raíz del problema inhibiendo la producción de sebo, lo que puede acarrear duros efectos secundarios.

Si el acné que padece es leve o moderado, puede hacer uso de cosméticos especialmente diseñados para ello. Los más agresivos contienen peróxido de benzoilo, que es un bactericida que ataca a P. acnes, pero que puede resultar altamente irritante. Más amigables con la piel y que permiten un uso continuado son cosméticos con otros componentes como la piroctona olamina, que actúa contra la proliferación bacteriana; niacinamida, de acción calmante, interrumpiendo la evolución de las imperfecciones; el adapaleno, un retinoide que evita la obstrucción de los poros; ácido salicílico y LHA, con efecto queratolítico, es decir, que reducen el engrosamiento anómalo de la epidermis.

También es importante cuidar la higiene mediante el uso de limpiadores sin jabón, al menos dos veces al día, para mantener el sebo a raya, y usar maquillajes y otros cosméticos no comedogénicos para evitar la obstrucción de los poros.

Deborah García Bello es doctoranda en química especializada en la ciencia de alimentos y cosméticos, divulgadora científica y escribe el blog dimetilsulfuro.com, galardonado con el Premio Bitácoras 2014 y el Premio Tesla de Divulgación Científica 2016. También es autora del libro Todo es cuestión de química (Ed. Paidós, 2016)

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información