Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mochila voladora para el campo de golf

Bubba Watson, número seis mundial, propone sustituir los tradicionales cochecitos por un prototipo aeronáutico diseñado para emergencias

Demostración de la mochila voladora. REUTERS-QUALITY

Salir volando detrás de la bola. Es lo que literalmente propone el golfista estadounidense Bubba Watson, doble ganador del Masters de Augusta y número seis mundial. Watson será una de las estrellas de los Juegos de Río, mermados de golfistas por el miedo al zika, y para celebrar que su deporte vuelve a ser olímpico 112 años después se le ocurrió grabar un sorprendente vídeo. Con la ayuda de sus patrocinadores, Oakley y Thinkmodo, propuso al fabricante de mochilas voladoras Martin Aircraft Company que adaptasen uno de sus prototipos para la práctica del golf. Así es como ha nacido la primera mochila Martin Jetpack P12 con capacidad para transportar los palos y el resto del equipo necesario. El invento, eso sí, está lejos de llegar a los campos. De hecho, la persona que lo pilota en el vídeo es Martin Read, vicepresidente la compañía fabricante, ya que manejar la mochila requiere entrenamiento. Otro inconveniente es el tiempo de preparación antes de despegar.

El modelo original mochila P12 es todavía un prototipo que evolucionará a un nuevo modelo, P14, con una mejora en los motores. Aunque los primeros modelos estarán listos este año, se destinarán a pilotos de prueba y habrá que esperar al menos hasta 2017 para la llegada al mercado de los primeros modelos personales. El artefacto se pensó para situaciones de emergencias y la compañía ha aclarado a Reuters que de momento la adaptación para la práctica del golf se hizo solo para la grabación del vídeo. Con una capacidad de carga de 120 kilos, las mochilas pueden elevarse hasta 1.000 metros y alcanzar los 74 kilómetros por hora. La autonomía de vuelo ronda la media hora. Y el precio, de momento, es una incógnita; aunque las estimaciones de mercado lo sitúan en el entorno de los 200.000 dólares (181.000 euros).

Más información