Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres, las más afectadas por los problemas del medioambiente

Las mujeres, las más afectadas por los problemas del medioambiente

Mujeres rodando bidones de agua en una zona desértica de Kenia. / Cordon Press

“Cada mañana antes de ir a la escuela debo traer agua del pozo para que mi mamá pueda cocinar y limpiar la casa. Por las tardes, vamos juntas a traer leña para la estufa, para poder cocinar y para calentarnos”. Así explica sus rutinas Shanel Naitetoi Kashu, una niña de 16 años que vive con su familia en una pequeña aldea masai de Narok, en el suroeste de Kenia. Como ella, “las mujeres tienden a ser las proveedoras principales de recursos de energía, de agua y de limpieza en la mayoría de los países en desarrollo. Junto con los niños, llevan una carga desproporcionada en la tarea de encontrar y proveer agua y combustibles a las casas, dice el informe Perspectiva Global de Género y Medio Ambiente (GGEO por sus siglas en inglés), del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Como el caso de Shanel, la ONU apunta que el 73% de las mujeres en las zonas rurales del África subsahariana y el 84% de las mujeres en las zonas rurales de Asia son las responsables de recolectar el agua. "Este trabajo no es remunerado y muchas veces quita bastante tiempo para poder hacer sus tareas escolares. Esto muestra la injusticia dentro de las familias, pues se les pide más a las chicas que a los chicos", explica Margaret Sakian Reiyia, una activista por los derechos de las mujeres en Masai Mara. La posibilidad de tener tierra es un gran indicador de bienestar y, según la OECD, sólo en 37 de 160 países en el mundo las mujeres y los hombres tienen iguales derechos para ser propietarios, usar y controlar la tierra.

La alimentación de las mujeres y las niñas puede sufrir riesgos porque ellas asumen una gran responsabilidad en alimentar a sus familias y a veces a sus comunidades, por lo que, de manera frecuente, ellas comen menos y al final.Aunque son precisamente las mujeres las que producen una importante cantidad de la comida en los países en desarrollo, principalmente en pequeños cultivos, "pero siguen siendo las peores alimentadas y malnutridas debido a normas sociales y culturales que les dan preferencia a los hombres y los niños", dice el GGEO, que se lanzó durante la Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ANUMA), celebrada a finales de mayo en Nairobi, Kenia.Este es un caso típico en algunas zonas rurales de India, donde las mujeres después de cocinar, dan de comer a sus esposos e hijos varones y al final comen ellas y sus hijas.

Aunque hay distintas formas de manejar los productos del ganado, en muchas ocasiones, y si las mujeres tienen acceso a algunos animales, pueden también tener el control en la venta de los productos como pueden ser huevos, leche y carne; sin embargo, en otros casos no y cuando la escala es más grande, son generalmente los varones quienes tienen más poder.

NinaReuters

Una niña en una escuela keniata. / Reuters

Una de las conclusiones más importante es que los impactos del cambio climático, como la pérdida de biodiversidad y el acceso a los recursos naturales, amplificarán la desigualdad ya existente entre hombres y mujeres y pondrán en riesgo el bienestar de todos.El calentamiento global, dice el informe, podría aumentar las dificultades que sufren las mujeres que dependen de la agricultura y de los recursos naturales para su supervivencia.“Cada vezla agricultura necesita de más trabajo y se vuelven necesarias nuevas formas para obtener comida e ingresos. A su vez, la carga del trabajo adicional recae más en las mujeres de manera frecuente. Los riesgos en la salud ocasionados por los desastres y los cambios del clima, así como la falta de agua y combustibles también aumentan el trabajo no remunerado de las mujeres”, dice el GGEO.“El empoderamiento de las mujeres es esencial para crear resilencia y adaptación al cambio climático”.

El texto también habla dela importancia de la igualdad de la mujer para mejorar las condiciones del medio ambiente: “Son ellas las que piensan más holísticamente y a largo plazo y con la comunidad en la mente”, explicó durante su presentación Jacqueline McGlade, la encargada del departamento de Ciencia de esta agencia especializada de la ONU.

La igualdad de genero multiplica la sustentabilidad: aumenta los esfuerzos para luchar contra la pobreza y la falta de alimento. Se deben tomar medidas que tomen en cuenta el género para resolver problemas y tomar decisiones relacionados con la energía, el agua, así como otros recursos naturales, pues ellas son clave para proteger la salud y el medio ambiente. En la actualidad, sólo el 12% de los ministerios de medio ambiente del mundo están en manos de las mujeres.

La ONU recomienda que las agendas en este sentido sean más sensibles con las mujeres, que exista más información específica de género, que se apoye más el liderazgo de las mujeres, así como que se encuentre la forma de resolver los problemas de trabajo no remunerado y de pobreza para que no afecten desproporcionalmente a las mujeres.