suscríbete

Unas zapatillas como pieza de museo

Reebok relanza su modelo Classic Leather apelando a la tradición y apoyándose en las jóvenes estrellas del cine y la música

  • Enviar a LinkedIn
  • Enviar a Google +
  • Comentarios
Unas zapatillas como pieza de museo

Que el mundo de las sneakers -las zapatillas de deporte que hace tiempo que ya no se utilizan solo para el deporte- se ha sofisticado en extremo es tan evidente como ver a media docena de modelos descender por unas escaleras mecánicas de la Tate Modern londinense. La prenda a la que había que mirar, en este caso, estaba en los pies, pero no se trataba precisamente de una recién llegada. Tampoco una pieza revolucionaria o un diseño exclusivo y limitado, algo cada vez más habitual en el mundo del calzado urbano. Las Classic Leather de Reebok, con su reconocible silueta y en inmaculado color blanco, llevan entre nosotros más de treinta años, pero es ahora cuando la compañía de origen británico saca músculo para devolver la sencillez de uno de sus modelos míticos a la actualidad. Y lo hace reivindicando su espíritu inglés y buscando, como no, vínculos con el cine, la música y la moda.

El actor John Boyega, la rapera Little Simz y la modelo Neelam Gill en el acto de Reebok Classic Leather.

El actor John Boyega, la rapera Little Simz y la modelo Neelam Gill en el acto de Reebok Classic Leather.

John Boyega, parte de la nueva generación de Star Wars, la modelo Neelam Gill y la joven rapera Little Simz, todos presentes en el acto de relanzamiento del modelo de la marca británica, representaban la apuesta renovadora creada alrededor de un modelo tan clásico que lleva esa misma palabra en su nombre. Tres jóvenes, todos por debajo de los 25, ejemplos de la diversidad étnica de la Inglaterra actual y grandes promesas de distintas áreas creativas fueron los elegidos para esta nueva puesta de largo, rodeados de vitrinas que mostraban las zapatillas como piezas de museo. Otra estrella del otro lado del Atlántico, el rapero californiano Kendrick Lamar, también ejerce de padrino de estas sneakers, además de contar con su propia colección cápsula, que adapta y personaliza distintos modelos de Reebok en ediciones limitadísimas.

Pero una de las claves del acto era, también, resaltar la imagen clásica del modelo, así como su vinculación con la escena musical y artística del pasado. Para ese fin, la firma contó con diseñadores como Agi & Sam (uno de las parejas creativas emergentes de la moda británica), Carri Munden (estilista y colaboradora de artistas como M.I.A.) o el músico de grime (ese primo británico del rap) Ghetts, quienes reivindicaron el vínculo de las Classic Leather con distintos géneros y tendencias eminentemente británicas. Uno de los nombres que salíó a relucir en su charla fue el del músico Mike Skinner (The Streets), que no se separaba de sus Reebok en la pasada década y se convirtió en emblema de la imagen británica joven y urbana de clase trabajadora. Más de 10 años después, y 30 desde su creación, todo parece indicar que vamos a seguir viendo esas siluetas blancas en los pies durante mucho tiempo.

Unas zapatillas como pieza de museo
  • Enviar a LinkedIn
  • Enviar a Google +
  • Comentarios
  • Enviar
  • Guardar

Y ADEMÁS...

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Juegos Olímpicos: Lo más pop de las ceremonias de inauguración

Recopilamos episodios que se han quedado en nuestra retina para siempre

Todo lo que no sabías del porno hecho en España

El cine para adultos patrio ha pasado de hacer DVDs para videoclubs a tener que adaptarse a las páginas en 'streaming'

Esto fue de los actores de 'Salvados por la campana'

Aunque hayan sido discretos en su vida profesional, algunos de los protagonistas de la serie de los 90 han vivido escándalos de todo tipo... Repasamos qué es de Screech y compañía

Comida con mala reputación que en realidad nos encanta

España es cuna de muchos platos y bebidas que se han demonizado pero que pueden ser todo un manjar