CARTAS AL DIRECTOR

Militares y Universidad

Cualquier estudio sensato que aborde la educación militar afirma la necesidad de que esta formación se abra a la Universidad, como ya hoy ocurre en nuestro país. Las antiguas academias de oficiales españolas son hoy centros universitarios adscritos a las Universidades de Zaragoza, Vigo y Murcia. Hoy los cadetes y alféreces estudian grados universitarios. Por eso no puedo entender el respetuoso desprecio que la alcaldesa de Barcelona les ha brindado en el Salón de la Enseñanza. Llevo unos cuantos años investigando sobre las relaciones entre civiles y militares. Ello no me ha ahorrado polémicas con algunos militares a los que no les ha gustado lo que resultaba de los estudios. No soy un defensor ultramontano de las Fuerzas Armadas, solo un investigador social. Desde la ciencia digo: bienvenida sea la milicia al conocimiento. ¡Ah! Y un poquito más de inteligencia y menos víscera en la política, por favor.— Rafa Martínez Martínez.