Semana fatal para Lula y Cristina Kirchner