Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Oprah Winfrey pierde kilos y dinero

La celebridad más poderosa del mundo no es capaz de contener la salida de suscriptores de Weigh Watchers tras comprar acciones de la compañía de adelgazamiento

Wall Street es un mundo de apariencias. Y las señales que llegan de Weight Watchers no gustan. Los inversores que esperaban que Oprah Winfrey resucitara la compañía de adelgazamiento se están llevando este viernes las manos a la cabeza, porque no les salen las cuentas. Las acciones de la firma han perdido de golpe una tercera parte su valor tras revelar en sus resultados que sigue perdiendo fieles pese a las promesas de la celebridad más poderosa del planeta.

Winfrey se hizo en octubre con un 10% del capital de la sociedad y se guardó el derecho de adquirir un 5% más de acciones si lo consideraba oportuno. Ese día los títulos de la compañía se doblaron. Ahí quedó la cosa. La compañía tuvo después un comportamiento errático en el parqué, hasta que la presentadora, productora y actriz protagonizó un anuncio en el que aseguraba haber perdido 10 kilos y las acciones volvieron a subir como la espuma.

Favorite birthday gift.. 7 loaves of freshly baked 7 grain! Thank you my friend @daryl_roth. #ilovebread

Una foto publicada por Oprah (@oprah) el

La maniobra fue muy comentada en el parqué neoyorquino, donde durante un par de días se discutió si la reina de la televisión debería haber acudido al regulador bursátil antes de la compra para informar de un hecho que se considera relevante para los inversores. Ahora está pasando justo lo contrario, por mucho que Jim Chambers, el consejero delegado, diga que la pérdida de miembros se está moderando.

La digestión de los números, sin embargo, se está haciendo pesada para los inversores. Las ventas en el cuarto trimestre, las que incluyen el efecto Oprah, cayeron un 20% cuando se compara con el mismo periodo de 2014. No queda ahí la cosa. La compañía perdió 11,3 millones y seguirá en rojo en el arranque de este año porque necesita gastar más en campañas de promoción para revertir la escapada de abonados.

El desplome este viernes de Weight Watchers es suficiente para comerse 40 millones de dólares (unos 38 millones de euros) de la fortuna de Oprah Winfrey. Es un bocado pequeño para la empresaria, que amasa unos 2.800 millones de euros según Forbes. Para ella, además, la operación sigue saliendo a ganar porque compró las acciones a un precio de ganga, a 6,79 dólares la unidad. Este viernes, tras el desplome de casi el 30%, se pagan a 11 dólares.