Selecciona Edición
Iniciar sesión

Otra excentricidad de Petra Ecclestone, un coche de 4 millones

La hija del magnate de fórmula 1 ha adquirido un Lamborghini Aventador SuperVeloce igual que el automóvil de Christian Bale en 'El caballero oscuro'

A partir de un punto inexacto, los multimillonarios empiezan a definirse más por lo que no tienen que por lo que ya poseen. Es el caso de  Petra Ecclestone y James Stunt, la heredera del magnate de la fórmula 1 y su también acaudalado marido. Mientras el resto del mundo observa a una pareja de treintañeros dueña de la mansión más cara de EE UU, tres Lamborghini, varios Mercedes, Rolls Royce o Bentley; a ellos el espejo les devolvía la imagen de un matrimonio que no conduce el mismo coche que Christian Bale en El caballero oscuro. Así que le han puesto remedio y Stunt ha adquirido un Lamborghini Aventador SuperVeloce por 4 millones de euros. Una pieza única e idéntica a la de la película, que la casa alemana Mansory ha personalizado en exclusiva para él.

La prensa británica discute ahora si esta es la excentricidad más desmesurada de la pareja, que acumula un grueso catálogo de caprichos desde que se casaron en 2011, en el mismo castillo romano donde lo hicieron Tom Cruise y Katie Holmes. Fue Bernie Ecclestone quien desembolsó 15 millones de euros para que Rihanna, Eric Clapton, Alicia Keys, Andrea Bocelli y la Royal Philharmonic Orchestra amenizaran el enlace, que casi dejó sin sentido la palabra "fastuosidad". En la fiesta, los invitados fueron obsequiados con bolsos de Prada y joyería de Bvlgari, además brindaron con un Château Pétrus de casi 5.000 euros la botella. Entre los asistentes figuraban la duquesa de York o las princesas Eugenia y Beatriz de Inglaterra. Vera Wang fue la encargada de vestir a la novia

El coche de Petra Eccleston y James Stunt personalizado para ellos.

Desde entonces, la pareja mantiene una vida acorde con semejante derroche. James Stunt continúa siendo más rico que su suegro, con una fortuna que amasó gracias a los negocios del juego, el flete de transatlánticos y la minería, y se ha convertido en el coleccionista más importante de vinos Pétrus. Los acumula con idéntica voracidad que los coches, pero a diferencia de los bólidos con los que se pasea por Londres o Los Ángeles, el británico no toca los exclusivos y carísimos vinos, porque es abstemio. A pesar de que intenta pasar desapercibido,  jamás concede entrevistas y viaja siempre con un equipo de seguridad digno de un jefe de Estado, el marido de Petra Ecclestone se ha granjeado al antipatía de toda la opinión pública británica. Incluida Kate Middleton. El millonario intentó llevarse a Los Ángeles un cuadro de Van Dyck que había adquirido en una subasta por más de 15 millones de euros. La duquesa de Cambridge encabezó una recaudación para evitar que la pintura del flamenco saliera del país, dado su interés cultural. Lo consiguió, pero ganó Stunt: se embolsó cinco millones de euros extra, aunque le convirtió en el hombre que a pesar de poseer obras de Picasso, Degas o Monet, no tiene un Van Dyck.