El río de basura que ahoga a Beirut

Toneladas de desperdicios se acumulan desde hace meses en las calles de la capital libanesa

 REUTERS-QUALITY

Miles y miles de bolsas de basura que serpentean por las calles de Beirut. La crisis de las basuras que vive Líbano desde hace meses sigue ahogando a su capital. La solución que se había encontrado, el envío de los desechos a Rusia, falló el pasado viernes cuando la empresa británica que iba a encargarse de la operación la canceló por un problema administrativo. Lo anunció una agencia gubernamental, el Consejo para la Reconstrucción y el Desarrollo, que aseguró que habrá que encontrar nuevas fórmulas para dar solución al problema, seguramente dentro del país. Líbano lleva casi dos años con un Gobierno interino y el problema de las basuras colea desde el pasado verano, cuando se colapsó el principal vertedero del país. Un movimiento ciudadano, #YouStink (#TúApestas), protesta contra la situación, un problema de salud pública ya que a la acumulación de residuos se añaden las quemas descontroladas, prohibida por las autoridades y que cargan la atmósfera de la ciudad de partículas peligrosas.