CARTAS AL DIRECTOR

The Oscar goes to…’

El cine es arte. Y, como cualquier otra forma de expresión artística, tiene la capacidad de reflejar la sociedad en la que vivimos. La alarmante situación del racismo en Estados Unidos parece haberse materializado en los Premios Oscar, pues este año se ha hecho evidente que la Academia no ha sabido reconocer el magnífico trabajo de actores y actrices afroamericanos. ¿Dónde se origina esta discriminación? ¿Quién vota a los artistas? En la Academia, el 94% de los votantes son blancos, el 77% son hombres y la media de edad de todos los miembros es de 63 años. Así se entiende mucho mejor la aversión a la heterogeneidad. Sin embargo, toda la culpa no puede recaer sobre los integrantes de esta organización. Ese tipo de injusticias en Hollywood nace antes: en el trabajo de guionistas, productores o directores de casting. Es deplorable y sobrecogedor que, en sus 87 años de historia, una institución tan influyente solo haya concedido 14 estatuillas a artistas negros. Debería prevalecer el talento por encima de cualquier otro factor.— María Luna del Castillo.