Selecciona Edición
Iniciar sesión

Cuando la política se hace con temperaturas bajo cero

La batalla electoral de las primarias se libra lejos de la capital, que luce desangelada

Hace frío, mucho frío en Washington. Al igual que el resto de Estados Unidos, la capital se derritió con la llegada de un San Valentín que llenó de bombones y corazones las tiendas y de parejas los restaurantes. Pero como cada año, Washington lo tuvo que celebrar con las temperaturas más bajas del invierno. Ni siquiera la política logra caldear el ambiente.

La batalla electoral se gesta aún muy lejos de Washington. Primero fue en Iowa y New Hampshire. En los próximos días, hasta la siguiente cita del sábado, las chispas saltarán también lejos de la capital: los demócratas se batirán en Nevada y los republicanos se tirarán los trastos a la cabeza en Carolina del Sur.

Así que la capital estadounidense se siente estos días hasta casi desangelada, con tanto político y su entourage de campaña no solo lejos, sino renegando de todo lo que huela a Washington, y con buena parte de los periodistas que pueblan la ciudad siguiéndoles los pasos.

Hasta la Casa Blanca se quedó fría, cuando la Corte Suprema decidió, la semana pasada, frenar la reforma del presidente Obama para luchar contra el cambio climático.

Pese a todo, la vida, incluso la política, continúa. También en Washington. La Casa Blanca ha prometido que dará batalla para lograr la reforma para frenar el calentamiento global con la que Obama pretende asentar su legado en medio ambiente. Además, la capital revivió brevemente con la visita relámpago de varios senadores-candidatos presidenciales que regresaron al Capitolio a votar a favor de nuevas sanciones contra el régimen de Corea del Norte. Los republicanos Marco Rubio y Ted Cruz interrumpieron sus campañas para emitir su voto. No así el demócrata Bernie Sanders, quien aun así dijo apoyar la medida contra Pyongyang.

Esta semana, además, Cuba y EE UU escenificarán el siguiente movimiento en su proceso de normalización de relaciones con la visita a Washington del ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca. Un paso más en un deshielo que tendrá que hacerse a temperaturas bajo cero.