Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Darle la vuelta a la casa

En este piso barcelonés, el baño se convierte en un almacén y la mesa colgada sobre la cocina saca metros de donde no parecía haberlos

ver fotogalería

Tenían un piso de 70 metros con dos habitaciones y dos baños y querían vivir en un espacio más amplio, pero necesitaban un estudio y conservar dormitorios y aseos. ¿Cómo se multiplica el espacio? En general, ordenándolo. En este piso barcelonés, los arquitectos Anna y Eugeni Bach aprovecharon los metros cúbicos. Convirtiendo la cocina en mueble, ubicaron sobre esta una zona de trabajo –que sirve también para alojar invitados–. La mesa de trabajo parece colgar del techo. También los escalones junto al aseo esconden un pequeño almacén. Y bajo la ducha hay una bañera. El orden multiplica. El resto lo logran muebles no invasivos: bajos, alineados y en tonos claros. Por último, para que una casa pensada al milímetro no recuerde a una máquina, los arquitectos trabajaron el tacto de los materiales. Las carpinterías de pino decapadas mezclan novedad y recuperación en un piso fresco y de estreno que no huele a nuevo.