Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Alerta ante el zika

La OMS debe desplegar los medios necesarios para frenar la expansión explosiva del virus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado la voz de alerta ante el rápido avance del virus del zika por el continente americano. Hasta ahora, 23 países han detectado la epidemia transmitida por mosquitos que, según los indicios, genera malformaciones cerebrales en bebés de madres infectadas y problemas neurológicos en adultos. Brasil, donde se sitúa el principal brote, ha contabilizado más de 4.000 casos sospechosos de microcefalia y la presidenta, Dilma Rousseff, prevé la movilización del Ejército para combatir al insecto Aedes aegypti, declarado “enemigo número uno”. A seis meses del comienzo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil ha puesto todo su esfuerzo en la lucha contra el zika para disipar temores entre los deportistas participantes y el público asistente.

Como medida de precaución, la OMS ha declarado una emergencia de salud pública similar a la que adoptó en 2009 contra la gripe A y en 2014 contra la epidemia del ébola que azotaba África Occidental. En ausencia de terapias efectivas, y ante la celeridad con la que se propaga el virus del zika —se calcula que este año se infectarán entre tres y cuatro millones de personas— es preciso que el organismo internacional despliegue los medios necesarios para frenar su expansión explosiva.

Los casos detectados han causado gran inquietud por su vinculación, aún no certificada, con las patologías en bebés. Urge por ello, impulsar proyectos de investigación para la detección y diagnóstico y el posible desarrollo de una vacuna. Estamos ante una amenaza de escala global.