Selecciona Edición
Iniciar sesión

Una exguerrillera de las FARC, estrella para la televisión colombiana

Participó en un concurso de baile y ahora espera abrirse camino como actriz

Ana Pacheco estuvo en las FARC desde los 14 hasta los 16 años. "Era el camino habitual de muchos jóvenes que vivíamos en zonas cercanas a los campamentos de la guerrilla", explica ahora, con 26 años. Siempre estuvo en la base, ejercía principalmente de cocinera y daba de comer a entre 50 y 100 guerrilleros. Nunca cargó un fusil ni participó en un atentado, asegura. Una década después, lleva el título de exguerrillera famosa después de que posó desnuda con una exdetective (encargada de perseguir al grupo armado) en la revista Soho y participó en uno de los programas de televisión de máxima audiencia en Colombia: Bailando con las estrellas. “Entré porque lo vi como una segunda oportunidad”, dijo a EL PAÍS días antes de ser eliminada del concurso. 

Su intención era mejorar sus condiciones económicas por el bienestar de sus dos hijas de dos y ocho años, relata. Y para conseguirlo ha aceptado que su condición de exguerrillera se democratice en el primetime colombiano. Pacheco ha bailado al lado de Daniela Ospina, la esposa del futbolista James Rodríguez, el clavadista Orlando Duque, la Tigresa del Oriente, estrella de YouTube, y otros tantos personajes. “Son oportunidades que se dieron y que tomé porque quiero salir adelante”. Aunque lleva 10 años lejos de la guerrilla, reconoce que no se le había ocurrido pensar que haber estado allí le podría dar fama. “Trato de tomarlo calma”, dice.

Antes de que apareciera por primera vez en público, trabajaba en una fábrica de pantalones en el sur de Bogotá. Tenía un horario laboral de ocho horas y ganaba apenas lo necesario para sostener a su familia. Ahora aparece en televisión nacional y dice que cada vez la reconocen más en la calle. “Mi sueño acá no termina, me gustaría contar de alguna forma la historia de mi vida”, ya sea como actriz o presentadora. Lo que no aclara es cómo mejoró su economía desde que se convirtió en un personaje público.

Pacheco es consciente del ruido mediático a su alrededor desde que apareció en Soho, que ahora se ha multiplicado con sus actuaciones en Bailando con las estrellas. La conversación en redes sociales va del insulto de quienes consideran que no debería estar en televisión a quienes opinan, como ella, que esta es una nueva manera del camino hacia la reconciliación después de 50 años de guerra. “El país debe entender que cometimos un error, pero que ahora tenemos mucho por hacer. Los desvinculados y desmovilizados merecemos nuevas oportunidades”. Insiste en mencionar el término desvinculados porque hace referencia a quienes, como ella, dejaron la guerrilla siendo menores de edad. “Yo me escapé cuando tenía 16 años porque sabía que no podía seguir haciendo sufrir a mis papás”.

Ana Pacheco.

En su discurso también se cuela un mensaje de reconocimiento para los menores de edad en la guerrilla. Pone su caso como ejemplo de la vinculación casi obligada de los niños que crecen rodeados de violencia y con pocas posibilidades de progresar. “Hay muchos menores en el monte con ganas de salir y tener una oportunidad”, asegura. Un informe del Ministerio de Defensa divulgado el año pasado reveló que en 14 años, más de 14.000 menores se habían desvinculado de grupos armados ilegales en Colombia. El 66 % había estado en las FARC y el 17 % en el ELN.

“Hay que creer en la reconciliación ahora que el país va para allá”, dice Pacheco, que como anécdota cuenta cómo ha sido compartir con Jhon Frank Pinchao, un exsecuestrado por las FARC, que también es parte del elenco del programa. “Al principio pensé que no me iba a aceptar, pero nos hicimos amigos. Tenemos una bonita relación”, asegura. Insiste en decir que a pesar del rótulo de estrella, como la bautizaron en la televisión, quiere dejar un mensaje sobre la inclusión en todas las escalas, hasta en la farándula, de un exguerrillero a la vida civil.