Taiwán construye un templo en forma de zapato

El monumento recuerda a las víctimas de la enfermedad del pie negro

En la década de los 60 del siglo pasado, cuando la escasez de agua asediaba al sur de Taiwán, los habitantes de la zona tenían que perforar pozos profundos para obtenerla. Pero mucha de esta agua contenía arsénico, por lo que algunos taiwaneses enfermaron del llamado pie negro, un mal vascular con síntomas similares a la gangrega y que obliga -en ocasiones graves- a la amputación de las piernas de quien lo padece. Como memoria de las víctimas de la enfermedad que "perdieron la oportunidad de caminar sobre tacones hacia el altar", según Talia Pan, directora de actividades de recreo de la región, se ha construido en la ciudad de Chiayi, al sur de Taiwán, un templo de 17 metros de altura en forma de zapato de tacón. La estructura de metal y cristal azul busca también atraer turistas a la ciudad taiwanesa.