Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
CARTAS AL DIRECTOR

Ícaros 2015

Los aeropuertos de la red de AENA registraron 207,4 millones de pasajeros durante 2015, un 5,9% más que el año anterior. Sabemos que los vuelos comerciales contribuyen extraordinariamente al calentamiento global del planeta, que es, según la ONU, la principal amenaza para el desarrollo humano. A lo mejor el interés colectivo exigiría reducir el número de vuelos de forma inmediata en todos los aeropuertos. ¿Acaso no deberían ser la reducción del consumo energético y de la contaminación los nuevos parámetros para calibrar el éxito de las políticas económicas? Si somos menos dependientes de la energía, que compramos a los especuladores, tendremos menos deuda. Además el mundo está virtualmente interconectado, los desplazamientos físicos podrían reducirse al mínimo, pero volar sigue otorgando prestigio y distinción a consumidores privilegiados.

El negocio es el negocio y contribuir a romper el equilibrio ecológico del planeta les sale gratis. Personalmente, a pesar de todo, intento ahorrar energía, el presupuesto familiar me obliga, y además han conseguido que el cambio climático me acongoje.— Luis Fernando Crespo Zorita.