Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piezas de ficción

Explicar lo que sucede en Cataluña es muy complicado desde el necesario escepticismo global

En su novela La sombra del maguey, Pere Calders nos cuenta la vida de un catalán exiliado en la Ciudad de México. Este hombre está casado con una mujer mexicana y tiene un hijo al que ha llamado Jordi y con el que pretende formar un microcosmos catalán dentro de su hogar que es, por imposición de su mujer, rigurosamente mexicano. Este hombre se empeña en hablar en catalán con su hijo, pero el niño ya tiene suficiente con la manera despiadada en que se mofan sus amiguitos de ese nombre, Jordi, que en México es una rareza. El pobre exiliado termina arrinconado por la mexicanidad del entorno y usando el catalán exclusivamente con su perro, que es el único que entiende cuando le pide, en su lengua materna, que le lleve las pantuflas o el periódico.

Lo mejor de Pere Calders son sus impagables cuentos, pero ese personaje de novela que se empeña en conservar su catalanidad me ha parecido siempre entrañable, seguramente porque nací en México, en una familia de exiliados catalanes, y muy pronto comprobé que allá mi nombre, como el del niño de la novela, era también una rareza.

Mi familia perdió la guerra y se fue al exilio y, igual que otras miles de familias, terminó instalándose en México y, como el personaje de Calders, se empeñó en conservar su catalanidad en aquel país en el que la palabra Cataluña, antes de Serrat y de la difusión planetaria del Barça, sonaba a pueblo húngaro. Los catalanes que se exiliaron en México, y en otros países de Latinoamérica, mantuvieron su lengua y su cultura mientras aquí Franco imponía la España monolingüe; un esfuerzo conmovedor al que, por cierto, el establishment de los catalanes que consiguieron quedarse aquí nunca ha concedido la dimensión que tiene, ni les ha hecho ningún caso, con la excepción de esta temporada en la que el independentismo coquetea con sus votos. Aquellos catalanes de ultramar estaban en México, pero vivían en una Cataluña imaginaria, en un país de ficción que no estaba anclado a la realidad.

Pensaba en esto durante las vacaciones de verano porque en más de una ocasión, en California y en México, tuve que explicar lo que está sucediendo en Cataluña; una tarea muy fácil si se es independentista o si se está en contra de la independencia, pero muy complicada si se mira el fenómeno desde el escepticismo, si se tratan de encontrar elementos universales para desmontar, de forma más o menos racional, el proceso independentista.

El independentismo y su contraparte son dos historias cuya narrativa está fundamentada en la creencia

Curiosamente, California ha sido alguna vez el referente de lo que podría ser Cataluña si se independizara, y México, al haberse independizado de España hace 205 años, es visto con cierta complicidad por el independentismo, a pesar de que se trata de procesos históricos radicalmente distintos.

El independentismo catalán y su contraparte, los detractores del independentismo, son dos historias cuya narrativa está fundamentada en la creencia, los datos que ofrece uno y otro bando son escasos y ambos nos pintan una Cataluña tan ficticia como aquella de ultramar. “Los problemas económicos de Cataluña desaparecerán en cuanto seamos independientes”; esta pieza de ficción tiene su contraparte en esta otra: “Una Cataluña independiente se quedará durante años orbitando fuera de la Unión Europea”. Estamos ante ese vertiginoso pensamiento dogmático que con tanto éxito han implantado los curas. ¿Por qué no aparece el president en la televisión y nos explica los elementos, los datos duros que lo hacen pensar que la independencia nos convertiría en un país más próspero?

Pero esta explicación, para convencernos a los escépticos, tendría que estar minuciosamente atornillada a la realidad, tendría que presentarnos datos comprobables y proporcionarnos las fuentes de las que proviene su información, y lo mismo tendría que hacer el presidente Rajoy, explicarnos con datos duros y verificables las desventajas de la independencia. ¿Por qué no lo hacen?, probablemente porque ninguno tiene datos suficientes pero, sobre todo, porque no hace falta, porque es mucho más efectiva una encendida arenga nacionalista, aunque sea del todo irracional, y en este caso el problema ya no es ni del presidente ni del president, que como buenos políticos hacen lo que pueden para mantener su posición; el problema por desgracia es nuestro.

Jordi Soler es escritor.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.