Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La parte arquitectónica del éxito de las escuelas finlandesas

La parte arquitectónica del éxito de las escuelas finlandesas

Escuela Strömberg en Helsinki de Kari Järvienen y Merja Nieminen. FOTO: Arno de la Chapelle 

Acceso universal, gratuito e igualitario, escolarización de alto nivel, inclusión… ¿adivinen de qué sistema educativo estamos hablando? Desde hace una década, los finlandeses obtienen los mejores resultados en las pruebas internacionales PISA que realizan todos los estudiantes europeos. ¿Hasta qué punto influye la arquitectura de las escuelas en las que reciben esa educación?

 La delegación navarra del COAVN organizó, junto al Museum of Finish Architecture, una muestra en el Museo Oteiza de Alzuza –derivada de The Best School in the World expuesta en la Bienal de Venecia en 2010- en la que trataba de analizar la relación entre buena arquitectura y educación. Estas son las correspondencias que hallaron entre buenos estudiantes y escenarios polivalentes, entre fomento de las relaciones entre alumnos y edificios flexibles y entre importancia simbólica de la escuela y uso social de los colegios durante el fin de semana.

La arquitecta Kaisa Nuikkinen, responsable del departamento de educación de Helsinki, recuerda, en el catálogo de la muestra, que las escuelas jugaron un papel crucial en la transformación de la economía finlandesa de agraria a industrial. Sucedió a partir de 1970, cuando el sistema educativo impuso nueve años de escolarización. Esa educación pensada para todos y con el mismo nivel en todos los centros necesitaba nuevos escenarios que dejaran atrás el “sistema medieval del scriptorioum” y utilizaran el potencial de la arquitectura para indicar, enseñar y experimentar. “La clave de la arquitectura más humana es que sirve a la gente corriente durante los días de diario”, insiste Nuikkinen. Fue la respuesta de los usuarios, más que los atributos de las instalaciones lo que esta arquitecta analizó en su tesis doctoral. La conclusión fue que los mejores espacios educativos son los que han sido diseñados para todos, no solo para el ideal físico o psíquico de alumno, los que establecen una relación con el lugar y con el mundo exterior en vez de aislar, los que son flexibles y se pueden reinventar (los estudiantes más imaginativos lo hacen para jugar y trabajar). Todo eso convierte la arquitectura en una lección. ¿Cuál es la traducción arquitectónica de un lugar del que aprender?

Someramente:

1-Aprovechar lo que hay fuera: luz, paisaje, vida urbana. No aislar, integrar.

2-Un lugar seguro: física y psicológicamente cómodo, acogedor, abierto, integrador. Un gran vestíbulo de entrada polivalente cumple en muchas escuelas finlandesas esta función.

3-Combinar orgullo, mantenimiento y flexibilidad: En muchos pueblos, la escuela es el edificio más visible. Es a la vez un símbolo y un lugar longevo que debe durar y, sin embargo, cambiar para adaptarse a las nuevas generaciones.

4-Prueba y error: Hoy en día las escuelas finlandesas son el resultado de haber corregido muchos errores del pasado como el aislamiento de los estudiantes o la falta de rincones para juegos tranquilos o ratos de conversación privada. 

 Escuela Sakarinmakide en Helsinki de FLN Architects (Sari Nieminen, Esa Laaksonen y Kimmo Friman). 

Escuela Kirkkojarvi en Espoo de Verstas Architects (Väino Nikkilä, Jussi Palva, Riina Palva e Ilkka Salminen). FOTO: Tuomas Uusheimo

Comentarios

Es que, al parecer en los países escandinavos se vive muy bien, hay una gran calidad de vida, poca población con grandes servicios sociales, da para mucho, pero también se aburren y pasan frio, todo se compensa, una cosa por la otra.
La arquitectura tiene un rol fundamental en la atención y en el rendimiento de una persona. Es ciencia. Un entorno agradable hace que los instintos evolutivos de defensa se relajen y que podamos concentrarnos mejor en otras cosas.
Me encanta, me encanta.
Ésto es humanismo en arquitectura, como la del maestro finlandés Alvar Aalto. La buena arquitectura no es frívola, se hace para las personas y con eso crecemos como sociedad. Cultura, cultura..
La arquitectura en mi opinión tiene una gran influencia en el desempeño de los alumnos. Lo digo desde mi experiencia, ya que cuando realicé la carrera de arquitectura en México, los dos últimos años tuve la oportunidad de utilizar las instalaciones de un edificio totalmente equipado para las actividades que la División de Arte, Arquitectura y Diseño pudiera necesitar, proyectado por el Arq. Tadeo Ando el edificio denominado Gate of Creation. Creo que son unas instalaciones que desarrollan en los alumnos una mayor eficiencia y comodidad al momento de trabajo así como una relación más estrecha y de provecho con los profesores, dado a la interacción de los espacios de trabajo para los alumnos de las distintas disciplinas y el fácil acceso a las oficinas de los profesores. Si México no llega a los modelos finlandeses de educación ni a sus altos puntajes, creo que al menos va por buen camino en su progreso por ofrecer una mejor educación.
En Finlandia, el diseño forma parte de la vida cotidiana. Los habitantes conviven en armonía con su arquitectura, como lo hacen con sus bosques y su entorno: con respeto. Su día a día está ligado a la naturaleza, sus recursos naturales les abastecen, les alimentan, les dan de beber y les resguardan. Por eso saben que es su responsabilidad salvaguardarlos, también a la hora de construir sus edificios... Un saludo