Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Infanta presunta

Muy segura tiene que estar Ia aspirante de lo que dice para meterse en ese fregado tal y como está el patio en esa Casa últimamente

Albert Solà Jiménez y Ingrid Sartiau.
Albert Solà Jiménez y Ingrid Sartiau.

Hasta aquí hemos llegado. ¿Que por qué? Santo Jobs, ya no hay respeto por nada. Mirad el calendario, ateazos. ¿Qué fecha es hoy? Arrea: Los Tres Días de Moda de El Corte Etcétera, con descuentos del 60%. En cuanto facture este mandado salgo a ver si pillo ultrarrebajado el bolsazo de firma que escondí en la trampilla del aseo de la planta de complementos antes de Reyes. Pero os decía que miréis el santoral, descreídos. Hoy es San Antón, patrón de los animales. Y, como dice el refrán que hasta San Antón, Pascuas son, voy a moler el turrón que me queda de las fiestas y a ponérselo de alpiste a las palomas de la urba, a ver si mato dos pájaros de un tiro. Dejar de engordar kilo y medio a la semana, y erradicar esa plaga que me está corroyendo el tejado con sus cagadas, perdón, purines. Y conste que digo lo de matar aves en sentido figurado, que os lo tomáis todo al pie de la letra, y ya me veo emplumada por los integristas de la Declaración Universal de los Derechos Ornitológicos.

Porque aquí, en lo tocante a según qué minorías, o somos más puristas que Marías, o nos la cogemos con papel de lija. Mira, si no, el inmisericorde castigo que le han infligido a los pobres Chunguitos los exquisitos guardianes de la moral de Mediaset España. ¿Pues no les han expulsado de la casa de Gran Hermano VIP y les han degradado a comentaristas rasos sin derecho a asistencia letrada ni nada? Y todo, por haberle soltado al pirata de Víctor Sandoval —que no corta el mar, sino vuela—, que preferirían “tener un hijo deforme, a uno maricón”. Así, con todo el respeto y el cariño del mundo, yo no sé cómo el Tribunal de Estrasburgo no interviene de oficio en el asunto.

Ahora, si te soy sincera, en cuestión de realities, entre la fauna de Telecinco y la flora de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, de Cuatro, yo prefiero el show de Floriano y Casado, los palmeros de Mariano, de inminente estreno en La 1 y La 2 de Televisión Española de aquí a las autonómicas. Humor, belleza, testosterona. No me digas que tamaños protas no lo tienen todo. Lo único, que al ser ambos heteros ultraortodoxos, habrá menos tensión sexual que entre Imanol Arias y Ana Duato en la enésima edición de Cuéntame, que, a este paso, nos da el sorpasso cualquier jueves. Como que el otro día creí verme en uno de sus vídeos históricos haciendo el indio en Rock Ola cuando Olvido era Alaska, y Mario Vaquerizo un cigoto.

Todos tenemos un pasado. Y, cuando menos te lo esperas, vuelve a ponerte en tu sitio. Que se lo digan a Juan Carlos de Borbón, el Rey padre del Rey hijo y del Espíritu Santo. Estaba el gentilhombre haciendo uso del IMSERSO de los monarcas jubilados yendo de la ceca a la meca en aviones particulares a zampar con los colegas, cuando van los jueces del Supremo y le admiten una demanda de paternidad de una belga de 48 tacos. Ingrid Sartiau, se llama la aspirante. Yo en cuestiones dinásticas ni entro ni salgo, pero muy segura debe de estar la doña para meterse en ese fregado tal y como está el patio en esa Casa. Ya que Cristina tiene su propia Pavana para una infanta difunta, de Ravel, para ella sola, yo que Nacho Cano le iba componiendo a la guiri una ópera pop para una ídem presunta, por si las moscas.