Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Este Papa quiere dar medicinas antes que leyes. Quiere abrir la Iglesia”

La teóloga Isabel Gómez Acebo habla sobre el pontificado de Francisco: "El Espíritu Santo inspiró a los cardenales extraordinariamente bien"

Desde que fue elegido, en marzo de 2013, el papa Francisco ha tenido su sitio casi cada día en los medios de comunicación de todo el mundo. "Desde que salió al balcón del Vaticano, hizo gestos que ya mostraron que su papado iba a ser distinto. Y a la gente le gustó", asegura la teóloga Isabel Gómez Acebo, una de las fundadoras de la Asociación Europea de Mujeres para la Investigación Teológica. Confiesa que le gusta mucho este papa aunque no le ve feminista, "es el único defecto que tiene. Habla de la mujer como madre".

La teóloga cree que algunos de los cambios que está impulsado, como los que ya ha realizado en las finanzas vaticanas o la distinta forma de tratar los casos de pederastia, son irreversibles, pero otros no: "Los liturgos más conservadores creen que Francisco ha restado misterio al papado, que es un párroco de pueblo que no sabe de teología. Al ser humano", dice, "por muy santo que sea, le gustan el brillo y el poder" y cree que puede los cardenales pueden cambiar el rumbo en el próximo cónclave para intentar recuperar parte de las prerrogativas que este pontífice les ha quitado.

Gómez Acebo destaca la humildad del Papa, su modestia y la orientación de su pontificado: "Es un Papa que quiere dar medicinas antes que leyes, abrir la Iglesia y que entre luz".