Selecciona Edición
Iniciar sesión

El rey Juan Carlos, en la tribuna del Manchester City

El padre de Felipe VI mantiene una excelente relación con el dueño del equipo, el jeque Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahyan

El rey Juan Carlos, en la tribuna del campo del Manchester City juntoi a Khaldoon Al Mubarak, a la izquierda. EFE

Que el rey Juan Carlos es un gran aficionado al fútbol no es un secreto, pero que le guste tanto la liga inglesa como para viajar a Reino Unido para ver un partido es una auténtica sorpresa. La presencia de don Juan Carlos en la tribuna de honor del Manchester City el pasado sábado fue descubierta gracias a una foto difundida por la agencia EFE. En ella se ve al padre de Felipe VI junto al presidente del club Khaldoon Al Mubarak y a su director ejecutivo, Ferrán Soriano.

El Manchester City (que venció el encuentro contra el Tottenham 4-1) es propiedad del jeque Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahyan, un destacado político de Emiratos Árabes Unidos y miembro de la familia gobernante de Abu Dabi. Es el medio hermano de Jalifa bin Zayed Al Nahayan, actual presidente de los Emiratos Árabes Unidos y emir de Abu Dabi. Es miembro del Consejo Supremo del Petróleo y de la Sociedad de Inversión Internacional del Petróleo y la Abu Dhabi Investment Council. Mansour también posee participaciones en varias empresas comerciales, como Virgin Galactic y Sky News Saudit.

En el equipo milita Jesús Navas así como Txiki Begiristain y Manuel Pellegrini, director de fútbol y entrenador del equipo, respectivamente.

Esta visita no figuraba en la agenda de actividades de la Casa del Rey ya que se trataba de una cuestión privada. Por este mismo hecho los responsables del palacio de La Zarzuela no aportan ninguna información complementaria.

Don Juan Carlos se dejó ver por última vez en público en Madrid la semana pasada cuando asistió a las mesas petitorias de la reina Letizia y la reina Sofía para depositar un donativo. Mañana martes está previsto que visite las bodegas Marqués de Murrieta en La Rioja.

Está previsto que don Juan Carlos disponga de un despacho en el Palacio Real de Madrid para diferenciar claramente sus actividades de las de su hijo.