Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¿Sabes qué es la mujer? El motor de la escoba"

Un dibujo infantil de una niña con coletas y un vestido de flores en la portada hace pensar que el libro puede ser un entretenimiento para los niños pero el estupor no tarda aparecer. “Una novia sin tetas, más que novia es un amigo” o “¿Sabes qué es la mujer? El motor de la escoba” son algunas de las frases que se leen en estas páginas “infantiles” de un cuento llamado ‘Pequechistes’ editado por Libsa. La polémica ya saltó a la pista hace unos días: ahora, tras acceder parcialmente al libro, se puede constatar que los temores eran fundados. Divididos en dos tomos, uno sobre chicos (solo para chicas) y otro sobre chicas (solo para chicos), en ambos se critica y humillaferozmente al sexo opuesto.

Tras tres años en el mercado, dos solicitudes de retirada por parte del Instituto de la Mujer y una consulta a los servicios jurídicos, la editorial ha anunciado su inmediata retirada aunque no se lo han comunicado directamente a la institución. “Desde el principio entendimos que parte de los chistes fomentaban los estereotipos más vejatorios para las mujeres y que incluso de alguna manera podían suponer una frivolización de actitudes que, afortunadamente, hoy día son claramente entendidas como de violencia o abuso sexual”, explica Carmen Plaza, directora del Instituto de la Mujer.

"¿Por qué las mujeres se casan de blanco? Porque así hacen juego con la cocina, la lavadora y el frigorífico".

"Una chica pregunta a la bibliotecaria: ¿Derechos de la mujer? Ciencia ficción, último estante".

"Era una chica tan fea, tan fea, que mandó su foto por Internet y la borró un antivirus".

"¿Qué tiene la mujer una vez al mes y les dura tres o cuatro días? El sueldo de su marido".

"¿En qué se parecen las mujeres y las pelotas de frontón? Cuanta más caña les das, más rápido regresan".

"Gritó el sargento: - ¡Toquen a diana! Y todos los soldados metieron mano a Diana".

Aunque los dos presentan estereotipos y tópicos trasnochados, para Carmen Plaza los que hablan de las chicos no son tan denigrantes como los referidos a las mujeres.

“No podemos obviar que la discriminación que sufren las mujeres tiene un reflejo cultural y que con estos contenidos, máxime cuando están dirigidos a un público infantil, se perpetúan y refuerzan mucho las actitudes y comportamientos machistas de la sociedad”, afirma con un tono de preocupación. Las críticas también han surgido en el Observatorio de la Imagen de las Mujeres, donde consideran a esta colección “tópica, estereotipada y contraria al principio de igualdad y no violencia hacia las mujeres”.

"¿En qué se diferencian un hombre y un bebé? En que uno puede ser quejica, latoso y hasta insoportable, y el otro…. sólo es un bebé".

"¿Sabes cómo librarte de cien kilos de grasa inútil en un solo día? ¡Divórciate!"

"¿En qué se nota que el hombre de la casa ha fallecido? En que está sobre la mesa el mando a distancia de la televisión".

“En realidad los chicos sólo tienen dos defectos: Todo lo que dicen y todo lo que hacen”.

"¿Para qué inventó Dios el alcohol? Para que los tipos feos, gordos y desagradables perdieran la vergüenza".

"¿Por qué conducen mal la mayoría de las mujeres? Porque todos los profesores de autoescuela son hombres".

El problema grave radica en que es una publicación dirigida al público infantil y que nunca puede ser anecdótico menoscabar o vulnerar los derechos de las mujeres, a ojos del Instituto de la Mujer. Ya que son los padres quienes comprarían estos libros, consideran importante concienciarles “cuáles son los mensajes que estos chistes transmiten, y si es el mejor contenido educativo para fomentar la igualdad y el respeto mutuo”.

Y es que aunque algunos puedan defenderlo como humor, éste del que hablamos no es el adecuado ni el pedagógico. “Los chistes no solo dan un tratamiento vejatorio y despectivo hacia las mujeres sino que también presentan las relaciones afectivas entre mujeres y hombres como algo negativo, en los que ellas solo actúan por interés económico y los hombres son presentados como víctimas de esa relación”, dice Plaza, convencida de que es una representación muy negativa para el desarrollo de la personalidad de los niños y niñas. Los siguientes ejemplos describen unas esterotipadas situaciones que hacen entender a los pequeños que las relaciones de pareja siempre empeoran con el tiempo y los matrimonios se vuelven aburridas e incluso indiferentes:

Amor: te preocupan sus sentimientos.

Pasión: lo esencial es su aspecto.

Matrimonio: ¿hay algo más importante que el mando de la tele?

Amor: te despides diciendo: “Ya te echo de menos”

Pasión: te vas canturreando “luego más”.

Matrimonio: te largas sin despedirte.

A este libro se añade el caso reciente de la agenda 2014 de la Fábrica Nacional de la Moneda y el Timbre. Este para adultos. Desde la institución pensaron que una forma de animar el próximo año a sus clientes era con frases de este tipo: "Todos los hombres tienen una mujer en el pensamiento. Los casados tienen además otra en casa” o“No importa que las mujeres nos fastidien. Lo que no soportamos es que nos fastidie siempre la misma” se añadieron en sus páginas. La diferencia con 'Pequechistes' es que la rectitud de Javier Mucientes, el gerente de Simancas Ediciones, la empresa que elabora estas agendas para la FNMT, impidió que se llegasen siquiera a imprimir. En la web de la Fábrica reza el lema "Una empresa inimitable". Incopiables tampoco sus principios e ingeniosas ideas retrógradas.

A pesar de que los españoles muestran, cada vez más, una sensibilización y un rechazo hacia el machismo latente, varios estudios advierten de que la cultura machista está todavía muy presente en la infancia y la juventud. Un reciente estudio presentado por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género constatan que aun el 8,5% de los chicos opina que por el bien de los hijos la mujer tenga que soportar la violencia de su marido o compañero y no denunciarlo. A través de los juegos, las canciones, las películas, los videojuegos o la publicidad pueden recibir, inconscientemente, estímulos negativos o erróneos que les hagan confundir, desde pequeños, conceptos como la igualdad y el respeto.

Comentarios

Esos textos retrógrados están escritos por personas, con esa cultura atrasada y obviarlos es lo más acertado.
La cuestión es saber luchar contra ese tipo de literatura, proque hay editoriales que se especializan en sacar libros al mercado en función del momento o de la noticia. Me figuro que más que literatura es un recurso para sacar dinero, lo cual no le faculta a ser lo primero: literatura.http://interesproductivo.blogspot.com.es/2013/12/el-veneno-de-asociarse.html
Es REPUGNANTE pensar que, en el año 2013, textos así hayan podido estar al alcance de los niños en las librerías españolas. Uno empieza a pensar que debería haber un censor que defendiera valores de igualdad, democracia y derechos humanos.
Vamos mejorando: ya se menciona tambien el libro sobre los chistes de chicos. Con un poco de suerte, en el 2050 el feminismo tendra planteamientos verdaderamente igualitarios
Me parece muy, pero que muy elocuente, que se hable todo el rato de trato vejatorio a la mujer, cuando existe un libro exactamente igual sobre los hombres. Por supuesto, no podía faltar eso de que "los que hablan de las chicos no son tan denigrantes como los referidos a las mujeres".... no faltaba más. Eso tendríamos que mirarlo bien, porque no me lo creo.
A mi lo de estos libros me parece, como mínimo, poco adecuado para niños, pero ¿Aquí que pasa? ¿Que la libertad de expresión sólo vale si se dicen cosas con las que estoy de acuerdo? Esas no son las reglas del juego, cada uno puede discrepar de lo que le de la gana, pero acallar todo discurso contrario es totalitario. A mi me da miedo, otros lobbys que me sean menos simpáticos que las feministas pueden tomar nota y seguir las mismas prácticas.
Bueno, la sociedad es sin duda alguna, un sin-sentido total, y va a peor. Pero, al menos, los radicales consiguen sus objetivos, por lo menos, alguien es feliz. Al resto, supongo, que le importa muy poco, y por ende, realmente se acercan a una verdadera y digna felicidad.
Demostrado, para las mujeres del PP. Desde el momento en que los dogmas se sobreponen a la razón, se pone en evidencia de la duda que tenía la Iglesia Católica de que si las mujeres tenían alma.
Esto no tiene gracia.
Es curioso que, mientras habláis de censura, se os llene la boca de conceptos como derechos, democracia e igualdad.¿Censurar? Hemos vuelto a los años 60 y no me he dado cuenta.Estos libros deberían hundirse por su propio peso, si realmente están dirigidos a niños el primer filtro deben ser los padres.Nadie compra = nadie edita estas basuras.P.d: Me gustaría preguntar a la señora Carmen Plaza sobre el método que usa para valorar que libro es más denigrante que otro. No me ha quedado claro.
entre esto y el libro de inspiracion talibán del obispado de granada es para flipar, a los que aducen libertad de expresión les recuerdo que esta no ampara la vejación/insulto de cualquier colectivo, es absolutamente repugnante, ya me gustaría echarme a la cara al autor y editor de esta aberración y que diga que mi hija es el motor de una escoba porque les hiba a convertir en los primeros humanos en traspasar la atmósfera sin motor
Volvemos al índice de libros prohibidos.
El problema no es (solo) que haya gente que escriba esas cosas. El problema es que hay quien se las compra...Aunque reconozco que un padre, normalmente no espera que un editor con dos dedos de frente vaya a poner eso en un libro para niños, y puede comprarlo por error.
Algunos se la cogen con papel de fumar. En lugar de chillar y pedir que lo quemen, que los padres se sienten con sus vástagos en lugar de ponerlos delante de la Play y les hagan ver si están o no bien esos chistes. Quemando libros no se cambia la realidad, la realidad cambia en las cabezas, y eso sí es un problema habida cuenta de que en este ppaís el feminismo, el veganismo y lo que es la izquierda en general están muy mal vistos o directamente suenan a marcianadas.
El problema persistirá mientras quien tiene la responsabilidad de alertar sobre ello cometa la imprudencia de considerar que es menos grave faltar al respeto al hombre que a la mujer.Entiendo que la realidad es la que es y no otra, y comparto que el efecto negativo de este tipo de contenidos recaería muchísimo más (de largo) sobre las mujeres que sobre los hombres, pero no se puede fomentar la igualdad partiendo de una consideración desigual. Ambos libros son terribles y me parece increíble (y muy triste) que hayan llegado a publicarse.
La congoja es que a mi edad me hablan (y lo veo yo mismo) de un repunte, aún más, de un incremento del machismo más viscoso y acomplejado entre la juventud más joven. Está visto que hay mierdas sociales que ni con lejía "El pájaro". Los hombres (algunos) se sienten menos que las mujeres, y se defienden con chascarrillos denigratorios que tienen la misma gracia que una patada en los cojones. Qué pena.
Estaremos más cerca de la igualdad cuando el Instituto de la Mujer y otras instituciones feministas radicales empiecen a reconocer que el maltrato de pareja es mutuo y al 50%. Lo que hacen ahora es engañar a la gente haciéndoles creen que se trata sólo de violencia de "género" unidireccional de hombre a mujer. Los estudios científicos (los buenos, los longitudinales, algunos de seguimiento de 30 años) así lo muestran.
Es decir, por esta vez nos reconocen que hay dos libros similares (uno para cada sexo), y resulta que el titular, la circos principal y el Organismo Público de turno sólo se fijan e uno de ellos. ¿ Aspiramos así a la igualdad ?
El único problema es que iban dirigidos a niños, no su contenido. Continuamos con la muy políticamente española costumbre de prohibir, parchear y ocultar en vez de solucionar.
A ver cuándo empiezan a destacar las políticas de género que defienden al ser humano cómo tal, en vez de la defensa a ultranza de sólo la mujer. Esos libros son denigrantes en sus dos versiones, punto. No es una más que otra. Incluso para mi es prehistórico la separación y enfrentamiento hombre-mujer.Si queremos la igualdad, mejor empezamos a valorarnos como personas, no como lo que tenemos entre las piernas, y empezaría por el subtítulo de este blog.
Vaya... qué crimen tan execrable. El humor siempre ha sido peligroso para el Poder. Por eso se afanan en crear policías del pensamiento que exploran sin descanso todo lo que se escribe, se dice y se publica buscando disidentes. Deben detener de inmediato a los autores y editores del libro (seguro que es un éxito de ventas) e identificar al mayor número de compradores y hacer un llamamiento por todas las televisiones, radios e Internet para que todo aquel que tenga este libro prohíbido en su poder, lo entregue a las autoridades. En los colegios, los profesores deben adoctrinar a los niños para que denuncien a sus padres si tienen libros prohibidos en casa... así obtendrán un punto positivo. Viva el Ministerio de la Verdad.
El problema no son los hombres, tampoco las mujeres. El problema se llama ser humano y no tiene solución.
Por favor hay que edulcorar las cosas a los ninos? “Los chistes no solo dan un tratamiento vejatorio y despectivo hacia las mujeres sino que también presentan las relaciones afectivas entre mujeres y hombres como algo negativo, en los que ellas solo actúan por interés económico y los hombres son presentados como víctimas de esa relación” Pues hay cierta corriente que dice que son los hombres violentos los que amargan las relaciones. Generalizar es malo en todos los sentidos. No todos los hombres son violentos ni todas las mujeres unas brujas. Y si, las relaciones se suelen resentir con el tiempo.
Hola a todos! Estoy totalmente de acuerdo, ya que los chistes vejatorios no deberían de ser aceptados en ningún caso. Toda la vida han ido de boca en boca, por lo que no se puede eludir su existencia, pero permitir que se publiquen en libros como este orientado a un público infantil me parece un total despropósito. Saludos!
Chistes son y en ellos no está el problema. El problema es que se dirige a niños.
Tengo 45 años y cuando yo era niño jamás vi un libro con un contenido tan repugnante. Se ha llegado a tal extremo con la moda de lo "políticamente incorrecto", la hipocresía de aquellos que disfrazan fascismo puro y duro con el tamiz de opiniones "poco convencionales", que vamos a acabar justificando el retorno a la Edad Media con la excusa de una noción bastarda de libertad. La libertad de los esclavistas jamás ha sido libertad por la sencilla razón de que la libertad verdadera se basa en la autonomía de los seres humanos, de modo que la propaganda de la sumisión es un ataque a la libertad de los demás, no una muestra de humor. Tampoco eran una muestra de humor los chistes de los nazis sobre los judíos en los años 30, y si los Gobiernos de entonces se hubiesen tomado más en serio atajarlo tal vez nos hubiésemos librado de unos cuantos millones de muertes y de un sufrimiento atroz.
No acabo de pillar en qué ofende lo de la agenda de la FNMT. En todo caso habría criticar que se dirija exclusivamente, con el dinero de todos, a hombres heterosexuales casados, pero lo que dice respecto al hastío, aburrimiento del matrimonio y la necesidad de cualquier hombre -hetero u homo- de follar a diestro y sieniestro es verdad.
Los chistes califican sobre todo a quien los profiere. Tomar conciencia de eso es el mejor antídoto contra el mal gusto.
Resumiendo, insultar a los hombres no es tan grave como hacer lo mismo con las mujeres. Y no vamos a hablar de la libertad de expresión, que supuestamente también ampara a las ideas que nos repugnan. Al fin y al cabo, comprar los libros de marras no es obligatorio. Dice el artículo que serían los padres quienes, eventualmente, darían estas joyitas encuadernadas a sus retoños. Ya que los padres deben de carecer de capacidad de discernimiento, las autoridades han de tomar cartas en el asunto. Me parece que si algún padre se plantea regalarle algo así a un hijo, el problema va mucho más allá de la política de una editorial u otra.
La verdad es que los chistes se han explicado toda la vida y la mayoría son de mal gusto.... pero no le veo una gran diferencia a los de hombres y a los de mujeres... Evidentemente estoy de acuerdo en que no se puede prohibir este libro... además de que en la era de internet es absurdo.
Vale, puede que prohibirlo no sea lo que toca, pero retirarlo del alcance de los niños, por supuesto, por lo que transmite y frivoliza. A ver si entendemos de una vez que el machismo mata. Y lo hace implantando ideas de que es normal lo que nunca en ninguna circunstancia debe serlo.
compremos mejor los dos que han editado el arzobispado de granada , que por cierto escrito por una mujer ., eso si que es para enfadarse y bien... , este de chistes es de mal gusto si , pero con solo cambiarlo a un formato de adulto y poniendolo como algo para entretener y reirte un rato puede pasar como un libro de chistes como muchos que hay . sexistas si , pero si no se lo tomamos tan seriamente no pasa nada , el problema es que es una edicion infantil y ahi si que se han pasado ...
Efectivamente, los derechos humanos son universales: entre ellos, el de la libertad de expresión. ¿Quién pone el límite a lo que se puede publicar y a lo que no? ¿Hablamos de antisemitismo? Prohibamos entonces "Oliver Twist", cuyo villano (o uno de ellos), Fagin, es un judío de opereta. Por cierto que, los que defendemos el derecho a publicar basura (no es el caso de "Oliver Twist", creo), hemos pasado por alto un montón de causas justas más: la preservación de la ballenas, la abolición de la ablación del clítoris, el apuntalamiento de las ruinas de Pompeya (y Herculano, esa gran olvidada), la lucha contra la contaminación lumínica que tanto incordia a los astrónomos... ¡qué malas personas somos los defensores de la libertad de expresión!
Me parece alucinante que a algunos aquí les parezca mal que se retiren esos libros para NIÑOS. Habrá que ver cómo educan a sus hijos..... e hijas.
Que el Estado y la "industria editorial" (me figuro que se tratará de Lara y demás magnates del sector) te digan lo que puedes leer y lo que no, por el contrario, sí que tiene cabida en una sociedad democrática.
Tengo 42 años, y este tipo de chistes ya los oía yo en el instituto, una cosa és que sean o no de muy buen gusto, pero prohibirlos me parece mal. Vamos a crear una sociedad donde todo lo que hacemos, desde que nos levantamos hasta que nos vamos a la cama, va a estar regulado por ley y todo ello en nombre de la democracia y por nuestro bien.
Pues, amiga Marta, tal vez agunos eduquen a sus niños (y niñas, naturalmente) para que un día sean adultos libres y responsables que puedan tomar decisiones sin que sufran el paternalismo del Estado, la Iglesia, Random House - Mondadori o ninguna otra autoridad.
De acuerdo: prohibamos toda obra en la que se defienda los principios del liberalismo económico, desde Adam Smith a Milton Friedman. Está demostrado que, en la práctica, conducen a la extensión de la miseria, que es claramente contraria a la dignidad humana. Y prohibamos toda la literatura marxista: la lucha de clases lleva a la violencia y a terribles violaciones de los derechos humanos.
Guillermo, ese discurso que hace se lo he oído sobre todo a padres de niñós maleducados, groseros y que no tienen muy claro qué es eso del respeto, cosa que parecen heredar de sus padres. Siguiendo con esa línea, suprimamos el estado de derecho y que cada uno haga lo que quiera. ¿No es la ley una forma de paternalismo?Tenemos que elegir qué tipo de sociedad queremos, y eso implica elegir con qué valores vamos a educar a nuestros hijos, y es algo que tiene que funcionar a distintos niveles, desde la casa hasta las instituciones, cada uno con su papel. Quizá en un mundo ideal podríamos vivir en la anarquía y ser estupendamente felices, pero la realidad es la que es.Y honestamente, si el gobierno decidiese prohibir libros para niños como los de la noticia, no me verá usted protestar. Luego, si quiere, podemos discutir sobre libros de economía, de ciencia, o de lo que quiera. Pero por estos de la noticia yo no perdería el sueño.
Pues mi mujer, de siempre, limpia mucho mejor que yo. Eso es un hecho. Y lo mismo mi madre respecto a mi padre. Y a ellas les gusta que se lo reconozcamos. Yo soy mejor conduciendo mi moto y programando en Java y otros lenguajes, y sé más sobre cine que sobre marcas de fregonas o pantalones ¿Es malo que alguien sepa más sobre fregar y planchar que sobre integrales y fusión nuclear?
Luis Ricardo el problema no está en que tú seas un inútil en la limpieza y sepas solo ponerte el casco de la moto... (que sepas de "fusión nuclear" no me lo creo...). El problema está en hacer generalizaciones hacia todas las mujeres y quedarse en los tópicos. Eso es lo que hace este libro retrógrado: tratar a la mujer desde estereotipos trasnochados. Apelas a tu familia como ejemplo. No sé si vienes de una familia demasiado tradicional, pero al menos en el contexto que me desenvuelvo (País Vasco) los hombres en general no solo saben limpiar, sino cocinar incluso mejor que sus mujeres... Por algo será que por acá tenemos maestros de la cocina reconocidos a nivel internacional...
vaya... y de la version para chicas nadie dice nada no?aqui el sexismo solo va en una direccion.
Aquí hay una diferencia muy clara. Yo soy un hombre y a mi no me han molestado los chistes que presuntamente son vejatorios hacia el sexo masculino. ¿Por qué a las mujeres si les molesta esos chistes y a los hombres no? Habría que hablar de esto porque creo que es el kit de la cuestión, la sensación de inferioridad no la inferioridad en sí, que está claro, ya no existe en la mayoría de las personas civilizadas.
De casta le viene al galgo. No hay más que abrir el Refranero Español (más de setenta mil refranes de la tradición popular) para saber cómo ha pensado siempre nuestro amable pueblo español en materia de diferencia de sexos. Lo hemos mamado y sólo la educación y la experiencia y la inteligencia de la vida nos ha ido cambiando a muchos. Pero queda mucha gente que no ha aprendido a razonar y a evolucionar con una cultura que, poco a poco, ha ido mejorando las ideas y las convicciones y generando más respeto mutuo y más objetividad. Pero si todavía se dan a leer estas cosas a los niños es una señal de que algo sigue podrido entre nosotros a todos los niveles, pues no es una cuestión de clases sociales ni de número de diplomas o nivel de ingresos. Los prejuicios en esta materia son transversales y anidan en cabezas de todo tipo, incluso las que parecen pensantes pero ocultan un cerebro de asno.
No se educa solo prohibiendo; mejor transmitir los valores y respetar los derechos. En todos los sentidos, ámbitos y ocasiones. A mí me educaron en un régimen prohibicinista (no me dejaban siquiera leer a Baroja por "impío") y creo que he conseguido llegar a ser una persona normal. Y respeto incluso a quienes lo basan todo en el prohibicionismo, aunque no comparta sus ideas. Los próximos chistes que prohibiremos serán los que empiezan: "había una vez un gallego, un andaluz y un catalán..." Yo, que soy andaluz, ¿he de pedir la prohibición de los libros, chistes, películas, series, que ofrecen un falso estereotipo de lo andaluz? Al final, acabaremos todos regidos por un Gran Hermano que sea quien dirija toda nuestra existencia. Y fulmine nuestras libertades y derechos.
Me viene a la mente un chiste de Forges - entre otros muchos del mismo corte - en las páginas de este diario en el que un psicólogo le dice a una mujer tumbada en el diván: "Mañana trabajaremos con el inconsciente", a lo que la mujer responde, "Doctor, no creo que mi marido quiera venir". ¿Algo que decir al respecto?
Hembrismos varios: Ultimamente mi colección de libros prohibidos - aquellos que hay que salvaguardar de los 451 farenheit - me está saliendo por una pasta. Les ruego calmen sus ansias censoras por el bien de la economía doméstica de quienes tenemos dos dedos de frente.
Leo atónito los comentarios que abiertamente intentan defender como algo "normal" que estos "chistes" se puedan publicar en un libro para niños. Para niños que aún tienen que formar su personalidad, sus opiniones, su forma de relacionarse con l@s demás... Esto pinta fatal: naces y con los años, con buenos profesores, con buenas libros y con suerte aprendes algo de la vida (o no aprendes absolutamente nada) y luego cascas y la siguiente generación empieza desde cero, rodeada de los mismos prejuicios que hace miles de años... Pretenden que seamos sólo carne de cañón.
En mi opinión, y por lo que he leído en esta entrada, el libro no es más que un compendio de chistes machistas.Creo que os equivocáis criminalizándolo. Tanto los chistes machistas -como los racistas, de otro lado-, lo que hacen es ridiculizar la propia manera de pensar -fijaros en el personaje de Colmenero, de la serie Aida-.No lo encuentro tan negativo -a mi alguna de las frases, tanto de las machistas como la de las feministas, me ha hecho reir-, aunque para hacer una valoración fundada tendría que leerme el libro, y no tengo tiempo para chistes.
Los sociólogos, sicólogos y seguro que en algunos casos hasta la policía tienen una excelente oportunidad para hacer trabajo de campo: localizar a los padres que han comprado ese libro para sus hijos porque les parece para partirse la caja.
Asdf, supongo que después de publicar el comentario habrás descubierto "la parte de los chicos". Cierto, en este formato blog de los comentarios debería ser posible, como en Eskup, la edición con efectos retroactivos.
Soy hombre y déjenme decirles que nunca comento pero aquí vale la pena hablar . Si soy hombre y no me molestan los chistes hacia el sexos masculino porque nos ponen como unos vagos que tienen sirvienta propia mientras que los de las mujeres me dan rabia porque las ponen como nuestras sirvientas entienden no tien nada que ver con lo que algún le dejo dijo que si a los hombres no nos afectan los chistes de hombres porque a las mujeres si? Ya te respondo y de paso espero aclararles la mente al resto los chistes machistas las pintan como esclavas y los feministas nos pintan como sus dueños pero en mal sentido
Si esos libros de que se habla están publicados para niños, deben ser los padres quienes cuiden de la conveniencia o no de su lectura, aparte de, repito, inculcarles valores positivos; los profesores continuarán esa tarea que debe comenzar en casa, que es donde de verdad se aprenden valores (nada, para bien y para mal, como el ejemplo familiar). Porque la realidad nos dice que muchos de aquellos que se escandalizan por según qué cosas luego ponen en manos de sus hijos (¿he de decir también "e hijas"?) juegos que incitan a la violencia, o les dejan ver películas que son más vejatorias y dañinas aún que un chiste, o les transmiten valores de "superación" que solo se alcanzan "machacando" a los demás, o les compran el último grito de prendas o calzado sin pensar dónde, por quiénes, y bajo qué condiciones se han fabricado o les importa un bledo que estemos cargándonos el mundo en que vivimos. Pero, claro, si ponemos por delante la dichosa "corrección política" y prohibimos libros, chistes (¿sabemos lo que es un chiste?) y cosas así, "tranquilizamos nuestra conciencia". ¿Aprenderemos alguna vez lo sano que es reírse de uno mismo y ser autocrítico con nuestras manías?
Quien se pica...
En el de el sueldo no les falta razón, lo sé por propia experiencia...XDXD
Se agradece este tipo de literatura tan instructiva para nuestros niños, no puedo estar más de acuerdo con la publicación.
El pretexto "pedagógico" para censurar y otras hierbas totalitarias inventadas para defender la igualdad o "no ofender" a Pepito o a Jaimito. Con este discurso de la corrección política, las mujeres no han adquirido ni un gramo más de libertad, pero nos han puesto una mordaza a todos. Y siempre promovida por entidades numéricamente insignificantes que se apoderaron de la representación de los distintos colectivos de las sociedades modernas.
Qué grandes chistes. Qué grandes son. Todos nos hemos reído a carcajadas con estos magníficos chistes. Me parecen unos chistes excelentes. Excelentes. Quien no los aprecie no tiene sentido del humor alguno y es un amargado. De modo que quien quiera andar con basuras de correcciones políticas e igualdad, que no los lea pero que nos permita a los demás disfrutar de unos chistes buenísimos que nos hacen reir y provocan diversion. Qué grandes chistes. Gracias a los autores de este libro, porque ellos saben reir sin complejos. Grandes,
Penoso, patetico y lamentable me parece q la mujer solo vea el machismo y no el feminosmo que infunde. Si este libro es denigrante para la mujer tambien lo es para el hombre y si miramos solo los daños que ocasiona a este sexo seremos entonces feministas. Claro esta que en esta sociedad esta bien visto ser feminista pero moachista y digo yo : q sexo estappr debajo en este caso..... cuando vea mujeres q trabajen en la mina o en la construccion o en los postes de luz etc entonces y solo entonces seremos todos oguales. Si alguien se siente por debajo de su sexo contrario tiene problema pscologico...q lo pague cn el psicologo y no con la sociedad de su sexo contrario
lo gracioso es que existe una versión contraria, esto quiere decir que son chistes en los que se rien de los hombres, pero parece que eso no se tiene que ver mal, pero si si se rien de la mujer, eso en mi pueblo se llama hipocresia
No se pueden hacer chistes machistas, feministas, de catalanes, de gays, de sudamericanos,de chinos, de negros, de Lepe... Cuanta tontería.
seamos avestruces y hablemos del machismo árabe i seguimos felices
Pueden resultar graciosos, pero no para publicarlos y menos para un público infantil. Un poco de respeto para la infancia
Que alguien me explique el porque una mujer que mide 1,60mts puede ser policia y un hombre que mide lo mismo no.eso es discriminacion al sexo masculino....xq las mujer tienen asociaciones para la mujer y los hombres no....xq la mujer siempre se quedan con los hijos y la casa en un divorcio. Eso es una injusticia simplemente por el sexo...las mijeres quieren igualdad solo para lo que quieren....
Lo grave de la publicacion es que va dirigida a niños, en material de adultos es si acaso de mal gusto, pero hay cosas igual de malas y ya es cuestion de cada loco, que sea para niños es grave y deberia ser sancionado
"Divididos en dos tomos, uno sobre chicos (solo para chicas) y otro sobre chicas (solo para chicos), en ambos se critica y humilla ferozmente al sexo opuesto" ... "Tras varios requerimientos, la editorial Libsa retira un polémico libro dirigido a niños con chistes vejatorios sobre el sexo opuesto"... Claro ejemplo de la Igualdad y los valores que debe defender la sociedad.
A ver si va a resultar al final que por ser mujer no puedes barrer.
Hay varias cuestiones a tener en cuenta pero sobre todo una y es que si una persona quiere ser machista, como por ejemplo una madre que pide a su hija que le ayude en la cocina mientras el marido se sienta en el sofá a ver la tele, yo no puedo llegar, meterme en su casa y en su vida aunque mi forma de ver las cosas sea distinta.En mis manos han caido libros de todo tipo como por ejemplo aquellos que hablan del nacismo, sus orígenes, de cómo se fundamentó, de como se quemaban seres humanos o se hablaba de dictaduras como si hubieran sido la salvación de este u otro páis... lo peor es que yo no pude decidir siquiera si quería comprarlo o no ¡era mi libro de Historia del Bachillerato! y encima estaba obligado a pagarlo.Cuando en los bares se fumaba yo no entraba pues pagar por un buen pincho y despues salir oliendo a tabaco me parecía asqueroso, curiosamente no me parecía igual durante los años que estuve fumando.Es decir, nadi em obliga a comprar este libro de chistes y más si cabe porque están publicados en la red en multitud de páginas.Si atendemos a lo que ofende a grupos sociales no podríamos comer cerdo, tampoco podría vivir con mi pareja sin haber pasado por la vicaría o el matrimonio civil,...En fin que me pregunto quién es esta gente que piensa que tiene derecho a decidir por mí lo qu eme conviene o no o lo que me gusta o no... ¿porqué no usar este esfuerzo y en beneficiar a TODOS los seres humanos y no a quien le cuelgue o no un escroto? Hay cosas más importantes como que una familia el día 7 esté humillada pidiendo comida para poder dar de comer a sus hijos o que un padre o madre no encuentre un trabajo con el sentirse digno de pertenecer a esta Raza animal y tenga que seguir pasando por humillaciones varias. Si un libro de chistes nos hace entrar a la "gresca" porque tú opines de manera distinta a la mía el problema no es del libro.21 años con la misma mujer, familia y la quiero como si fuera el primer día, me encantan los chistes que me hacen reir tras agotar las lágrimas por ver cómo quien grita tanto en defensa de uno u otro grupo se olvida del resto de la humanidad. Como padres somos nosotros quienes decidimos lo que lee nuestro hijo y lo que ve en la tele si la ve... sin lugar a dudas prefiero que se ria con un chiste a que vea en el telediario la basura de mundo que les estamos dejando, la sangre de un asesinato en primer plano que vende más que una historia de amor, mutilaciones, guerras, corrupción, drogas,... aunque insisto en que seremos nosotros quienes decidamos al respecto y no tú, ni tú, ni tú, ni tu Asociación, ni la de fulanita ni la de menganito... tu en tu casa y dios en la de todos, como dice el refrán.Seguro que ahora este libro de chistes ya no es tan importante.
Como hay quien insiste, yo insisto. Tengo casi setenta años. Fui profesor y traté siempre de inculcar a mis alumnos el respeto a los demás fuesen quienes fuesen (a veces, aun en contra del ámbito familiar en que algunos se movían). Desde hace mucho tiempo, en mi casa, yo hago la cama, yo hago la compra, yo cocino y yo friego los platos. Lo demás, que no es pòco, lo hace mi esposa. Ni me gusta el machismo ni acepto un determinado tipo de feminismo que parece querer imponerse. Como no acepto tantos "ismos" modernos que hoy nos asaltan. Siempre he defendido que la educación y la cultura empiezan en el ámbito familiar, por lo que nadie debe exigir que sea la escuela quien se encargue de inculcar los valores, ni ninguna asociación sea cual sea. Es muy fácil decir "que me eduquen a mi hijo" mientras yo me dedico a otras cosas. Y, repito, la solución no estar en prohibir (demasiado nos han prohibido ya a algunos), sino en educar y formar sin ninguna clase de histerismo. Claro que, como dice el refrán "para gustos están los colores", cada uno es libre de sus actos y sus pensamientos, siempre que no conculque la libertad de nadie. Pero yo soy libre de leer o no leer un libro; de ver no no un prohgrama de televisión; de asistir o no a una película; de votar o no a un partido; de practicar o no una religión... ¿sigo? Dado esto por sentado (¿o tampoco?), ¿empiezo por quemar libros que no me gustan, luego quemo a sus autores por escribirlos y luego quemo a quienes no piensen como yo? Que alguien me lo explique. Ah, ¿prohibimos también el humor y desde ahora vivimos en un mundo amargado?
Siempre me he reido con estos chistes, y mira que algunos son malos. Si no somos capaces de reirnos de nuestros males ... es que algo nos falla.
La guerra de sexos siempre ha sido motivo de humor. El humor nos permite reírnos de nosotros mismos...y es bueno, necesario. Pero cuidado con escudarse en el humor para no tomar partido. Cuando cada año mueren un número tan elevado de mujeres, es fácil entender que el número de mujeres aterrorizadas por sus "compañeros" se multiplica por diez, por veinte, o por mil.. En estas condiciones no toman partido es indigno. Y no es una cuestión de número. aunque solo hubiese un caso ya sería una tragedia. Mirando a los ojos a una sola de ellas e intentando ponerte en su piel, se puede llegar a comprender el dolor y el miedo de no tener ninguna esperanza. Y lo peor de todo es que es una tragedia silenciada. Los hombres somos cómplices, en realidad toda la sociedad, cada vez que en voz baja dejamos entrever un comentario gracioso del tipo, "las mujeres, ya se sabe. Algo habrá hecho...". Todos somos culpables por no denunciarlo, pero los hombres más, porque nuestra posición es de privilegio y deberíamos utilizarlo para defender a los más débiles en lugar de humillarlos. Hasta que no digamos bien alto que un hombre que maltrata, discrimina, humilla a una mujer no es un hombre. Que solo es un cobarde. El resto de machotes no podremos llamarnos hombres. Seremos tan cobardes como ellos. El humor es sano. Pero escudarse en el humor para no tener que decir bien alto que aterrorizar hasta la muerte un semejante es una conducta vil y despreciable, nos hace también cobardes. Puedo llegar a estar de acuerdo en que la solución del problema no es prohibir o condenar. La solución del problema pasa por educar a nuestros jóvenes en la dignidad y el respeto. Pero no sé por qué me da que reírle la gracia a un chiste malo resulta mucho más fácil que explicarle a nuestros hijos que esto no nos hace ni p.... gracia.
Hay que proteger a los niños de esto. Bajo esto cabe todo. Yo me encontré una revista porno con 6 años y no me ha pasado nada. Aqui los niños deben ser tontos o algo. Lo único que pasa con este libro es que un niño pesado los diga en clase 3 días seguidos y ya el resto se aburrra. O que otro le diga que que malo. Y ya está. Y sin libro,pues lo mismo,el niño pesado de antes buscará este tipo de chistes en internet y los dirá 3 días. Y los niños, pues con libro o sin libro ya encontrarán un motivo para chinchar a los colegas y a las niñas de lasque quieran atención, y las niñas, pues lo mismo. Yo no se ustedes, pero mi vida infantil era un culebrón con autenticas tramas. Los niños non son un cacho de carne, son mas listos de lo que mucha gente cree, y esto de prohibir algo asi por proteger a los niños me parece un menosprecio. Aunque ahora que recuerdo, si, cuando yo era pequeño había también mucho niño tonto. Y veo que mas de uno sigue igual.