EL ACENTO

Arbitraje en el Peñón

Bruselas respalda a España pero quiere aliviar las colas en la frontera

MARCOS BALFAGÓN

La pelea verbal entre España y Reino Unido a propósito de Gibraltar entra en una nueva fase, con la Comisión Europea como árbitro. Y su primer dictamen ha gustado más en Madrid que en Londres, porque Bruselas no encuentra pruebas de que los controles en la frontera del Peñón, reforzados por España desde el verano, incumplan el derecho comunitario.

El disgusto en Gibraltar es mayor de lo aparentado por su Gobierno, que insinúa que, o bien la Comisión Europea está ciega, o ha dedicado un tiempo demasiado escaso a inspeccionar la frontera. De paso le advierte de que absolver a España solo servirá para alentar las tácticas de “intimidación” que han caracterizado los últimos meses.

Es lógica la insatisfacción del ministro principal del Peñón, Fabián Picardo, que, en un alarde de picaresca, pretendía presentar a España ante el mundo como un Estado agresor. No solo por los controles fronterizos, sino por la “campaña de odio” hacia los llanitos, “invasiones” de las Fuerzas Armadas españolas y “disparos contra gibraltareños inocentes” de las que habló ante la ONU. Argumentos de una serie sensacionalista, en vez de hablar del contrabando.

Lo cierto es que Bruselas da satisfacción a España en el plano legal, pero también le pone deberes de los que le examinará en seis meses. En realidad, el árbitro pide medidas prácticas: más carriles para el tráfico fronterizo y controles no tan masivos, de forma que se reduzcan los tiempos de espera.

El contencioso sobre Gibraltar es tan largo que nadie puede apostar a una solución satisfactoria. Ojalá se dejen atrás las truculencias y se piense más en los 4.000 españoles que acuden a trabajar en el Peñón, en los comercios de La Línea donde han caído drásticamente las compras de los llanitos, y en los turistas que se dan la vuelta para no soportar largas esperas en el paso fronterizo.

Lo importante es que España y Reino Unido negocien. No basta con que uno se sienta contento del dictamen, porque considera avalados sus controles, mientras el otro se enroca en que son desproporcionados. En todo caso, el arbitraje es muy necesario.

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana