CARTAS AL DIRECTOR

El ancho de Gibraltar

Algeciras ha contado siempre con un fuerte componente de migración dado su carácter fronterizo: marroquíes, ingleses, catalanes, italianos, malteses. Durante la Algeciras musulmana, la ciudad adquirió su momento histórico de mayor apogeo; han pasado tres siglos y la cercanía de Gibraltar nos ha ofrecido libertad, derechos, solidaridad y trabajo. Por Gibraltar escapaban los liberales en el siglo XVIII y los republicanos durante la Guerra Civil española, hemos obtenido penicilina y leche en polvo en tiempos de posguerra, se han conseguido derechos como el matrimonio y el divorcio civil.

Érase un negociador español, otro inglés, otro marroquí y otro gibraltareño. ¿Qué estamos negociando con el Gobierno inglés: estatus de autonomía, independencia, demarcaciones, gestión compartida de puertos y aeropuertos, cumplimento de la normativa internacional, protección medioambiental? ¿Y con el Gobierno marroquí: independencia del Sáhara, control de la inmigración ilegal?

Considero que actualmente debemos superar cualquier tentación de patriotismo nacional que no se corresponde con los retos actuales que nos ha tocado vivir, como el de la ciudadanía global en derechos civiles y sociales.

Las macronegociaciones deben ir acompañadas de acuerdos de interés microsocial, como podría ser un acuerdo de colaboración entre el sistema público de educación andaluz y el gibraltareño. Este proyecto educativo facilitaría una auténtica formación bilingüe español-inglés que haría a nuestros jóvenes más competitivos para el mercado laboral. Al igual habría que hacer con la lengua y la cultura árabe, tan cercanas y tan desconocidas para la mayoría de los campogibraltareños.

La proximidad de estas dos realidades socioculturales es una importante oportunidad de empleo y de desarrollo para la zona. En la provincia de Cádiz la tasa de paro casi duplica la tasa nacional.

Debemos hacer frente a esta situación con ideas y actuaciones imaginativas y solidarias que potencien las oportunidades singulares que tiene esta comarca. Y al igual que la educación trilingüe, habría que igualar rentas per capita, tasas de empleo, impuestos, regulación y control medioambiental en esta zona tricolor de España.— Palma Amorós Rodríguez.

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana