COLUMNA

Síntoma Cotino

Esta actitud domina entre aquellos que se dedican al poder, como si los demás no existieran

Debería haber abierto en la sede de los partidos políticos, y en las mentes de quienes tienen poder en esas organizaciones, un seminario que se dedique a estudiar la actuación de Juan Cotino ante las cámaras de Salvados, el programa de Jordi Évole en La Sexta.

Porque en esa comparecencia perfectamente involuntaria e indeseada de este político que preside las Cortes valencianas se puso de manifiesto mucho más que un rostro, una sonrisa y una actitud, la del hombre público que prefiere el silencio a la explicación.

Ahí se puso de manifiesto, en el gesto, en la palabra, en la indiferencia, el último eslabón, el más avieso, de un síntoma, que para simplificar podríamos llamar el “síntoma Cotino”. Esta actitud domina desde hace tiempo entre aquellos que se dedican al poder, a ejercerlo y a conservarlo, como si los demás no existieran y como si fuera preciso ahuyentarlos como sujetos a los que es mejor invitarlos a una copa de vino antes que acceder a que cumplan con su misión.

El desprecio al periodista, que Cotino practicó minuciosamente ante la presencia de Évole, fue equivalente al desprecio al ciudadano, y de hecho lo prolongó a la ciudadanía propiamente dicha con una desfachatez que traspasaba la pantalla. El presidente de las Cortes, que antes fue consejero del expresidente Camps y aun antes fue jefe de la policía española, le negó respuesta también a los que, en el escenario de una feria pública, le exigían, como el propio Évole, que respondiera a ciertas inquietudes realmente serias, pues derivan de un accidente ferroviario que causó 43 muertos en Valencia.

Al parecer, el señor Cotino fue fundamental en el entramado que logró que ese accidente no tuviera en aquel tiempo (2006, antes de una sonada visita del Papa) la repercusión pública, judicial y mediática, que la magnitud del desastre hubiera impuesto. De eso iba el programa: ¿cómo se logró atenuar aquel ruido y la expresión pública de aquel dolor? ¿Cómo logró el Partido Popular en Valencia desviar la atención del suceso, qué hizo para que la comisión de investigación parlamentaria fuera manipulada hasta los límites de su nulidad? Y las preguntas que Évole fue haciendo, hasta llegar a Cotino, tenían esa preocupación: ¿qué pasó? ¿Se puede explicar? Y, claro, Évole buscó al presidente de las Cortes. ¿Qué hizo usted? ¿Tiene necesidad de que se sepa la verdad?

Lo encontró en una fiesta del vino, después de haberlo buscado en su propio teléfono celular (que contestó un hermano, vaya por Dios). La escena en la fiesta del vino es el epítome del síntoma Cotino: no solo se negó el político a aceptar, escudado en una sonrisa que a veces se cayó de su rostro para dar paso a una indignación que helaba la sangre, que el periodista tuviera derecho a saber; a una joven que lo incitó a responder (al periodista y a todos los presentes) le inquirió sobre su procedencia, como si ahí radicara el origen de su participación en el disgusto. Y luego guardó silencio, embutido en un mutismo que parecía el disfraz de una huida contumaz amparada en la conciencia (y en la mala conciencia) de quien se considera impune, ajeno a toda necesidad de respuesta.

La sonrisa de Cotino se nos quedó helada en la mente. 

jcruz@elpais.es

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Tomic se exhibe en Fuenlabrada

El pívot croata dirige el fácil triunfo de un Barcelona en racha (64-79)

Algunos peajes serán más baratos cuando haya menos tráfico

EP

Fomento destinará 5 millones de euros a compensar a las concesionarias por estas reducciones

Carlsen renueva el título

El noruego derrota al indio Viswanathan Anand (6,5-4,5) en una tensa final

Un palmarés redondo

La tensión, los golpes y el grito del campeón. Repasa en imágenes el triunfo de Federer en el partido decisivo

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana