COLUMNA

Síntoma Cotino

Esta actitud domina entre aquellos que se dedican al poder, como si los demás no existieran

Debería haber abierto en la sede de los partidos políticos, y en las mentes de quienes tienen poder en esas organizaciones, un seminario que se dedique a estudiar la actuación de Juan Cotino ante las cámaras de Salvados, el programa de Jordi Évole en La Sexta.

Porque en esa comparecencia perfectamente involuntaria e indeseada de este político que preside las Cortes valencianas se puso de manifiesto mucho más que un rostro, una sonrisa y una actitud, la del hombre público que prefiere el silencio a la explicación.

Ahí se puso de manifiesto, en el gesto, en la palabra, en la indiferencia, el último eslabón, el más avieso, de un síntoma, que para simplificar podríamos llamar el “síntoma Cotino”. Esta actitud domina desde hace tiempo entre aquellos que se dedican al poder, a ejercerlo y a conservarlo, como si los demás no existieran y como si fuera preciso ahuyentarlos como sujetos a los que es mejor invitarlos a una copa de vino antes que acceder a que cumplan con su misión.

El desprecio al periodista, que Cotino practicó minuciosamente ante la presencia de Évole, fue equivalente al desprecio al ciudadano, y de hecho lo prolongó a la ciudadanía propiamente dicha con una desfachatez que traspasaba la pantalla. El presidente de las Cortes, que antes fue consejero del expresidente Camps y aun antes fue jefe de la policía española, le negó respuesta también a los que, en el escenario de una feria pública, le exigían, como el propio Évole, que respondiera a ciertas inquietudes realmente serias, pues derivan de un accidente ferroviario que causó 43 muertos en Valencia.

Al parecer, el señor Cotino fue fundamental en el entramado que logró que ese accidente no tuviera en aquel tiempo (2006, antes de una sonada visita del Papa) la repercusión pública, judicial y mediática, que la magnitud del desastre hubiera impuesto. De eso iba el programa: ¿cómo se logró atenuar aquel ruido y la expresión pública de aquel dolor? ¿Cómo logró el Partido Popular en Valencia desviar la atención del suceso, qué hizo para que la comisión de investigación parlamentaria fuera manipulada hasta los límites de su nulidad? Y las preguntas que Évole fue haciendo, hasta llegar a Cotino, tenían esa preocupación: ¿qué pasó? ¿Se puede explicar? Y, claro, Évole buscó al presidente de las Cortes. ¿Qué hizo usted? ¿Tiene necesidad de que se sepa la verdad?

Lo encontró en una fiesta del vino, después de haberlo buscado en su propio teléfono celular (que contestó un hermano, vaya por Dios). La escena en la fiesta del vino es el epítome del síntoma Cotino: no solo se negó el político a aceptar, escudado en una sonrisa que a veces se cayó de su rostro para dar paso a una indignación que helaba la sangre, que el periodista tuviera derecho a saber; a una joven que lo incitó a responder (al periodista y a todos los presentes) le inquirió sobre su procedencia, como si ahí radicara el origen de su participación en el disgusto. Y luego guardó silencio, embutido en un mutismo que parecía el disfraz de una huida contumaz amparada en la conciencia (y en la mala conciencia) de quien se considera impune, ajeno a toda necesidad de respuesta.

La sonrisa de Cotino se nos quedó helada en la mente. 

jcruz@elpais.es

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Al socialismo del siglo XXI lo parió la derecha

Las crisis económicas y las necesidades latentes en Latinoamérica fueron factores claves para el cambio de tendencia en la región

Pelé, ingresado en cuidados intensivos por una infección

Edson Arantes do Nascimento, de 74 años, entró al hospital por una revisión que se ha complicado por una infección urinaria

La policía portuguesa entra la casa de Ricardo Espírito Santo

El juez Carlos Alexandre dirige la operación en las viviendas de los ex administradores del banco BES

Pelé, ingresado en cuidados intensivos

El futbolista, de 74 años, entró en el hospital para una revisión rutinaria y permanece en el centro al detectarle una infección urinaria

IMPRESCINDIBLES

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Una oportunidad para Cuba

La esperada vuelta de La Habana a la Organización de Estados Americanos (OEA) debería contribuir a la democratización del régimen. El riesgo es que pueda interpretarse como una legitimación del comunismo

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Mitos de las políticas de inmigración

No son los más pobres los que viajan, sino los que acceden a capital financiero o social

El pueblo y la gente

Ya es hora de que los políticos dejen de trabarse y reconozcan la diversidad

El género de la violencia

Miles de mujeres sufren en su vida cotidiana los efectos de los maltratos. Es necesario que toda la sociedad se implique.

Secesión: del proceso eufemístico al constitucional

El objetivo debe ser dialogar y negociar sin astucias y sin negar la realidad

¿Regenerar sin leyes?

Antes de reformar, lo que hay que hacer es conservar lo que está bien y hacer que se aplique

Mucha frase, ningún discurso

El secretario general de Podemos consigue entusiasmar a su público con fuegos de artificio

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana