Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Espejismo

Observo con espanto las noticias acerca de la reducción del 10% del número de denuncias por violencia de género en los últimos cinco años debido a la crisis. Una reducción así debería ser motivo de alegría, pero no lo es: es una alarma. Es la misma alarma que, en una sociedad no aturdida, debería causar el descenso de afiliados al paro, coyuntura directamente producida por la desidia y el rechazo de un sistema del que ya se espera poco.

Son cifras que actúan de espejismo: muestran una realidad que no es tal, son un placebo engañoso, un peligro inminente. Son “el problema que no tiene nombre”, que corre el peligro de pasar desapercibido y causar daños irreparables. Ante estos hechos no cabe el desánimo y la inacción, sino el determinado ataque y puesta en marcha de políticas y medidas efectivas: actuaciones que regeneren y que sanen.— Néstor Banderas Navarro.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.