CARTAS AL DIRECTOR

Pedagogía contemporánea

Con entusiasmo creciente he leído el artículo de Enrique Moradiellos sobre la pedagogía contemporánea publicado el pasado viernes. Con entusiasmo porque encontraba casi con las mismas palabras lo que yo pienso y lo que a veces digo en conversaciones con mis compañeros. Soy profesor de Filosofía. Tengo edad sobrada para haberme jubilado, pero no lo he hecho porque me sigue gustando mi profesión, y mi materia. Creo que tengo algo valioso que transmitir.

No añoro la cruel pedagogía que yo sufrí, ni la que yo mismo apliqué en los comienzos de mi carrera docente, hace más de 30 años. He cambiado mucho, he aprendido a dar mis clases de otra manera, soy, efectivamente, más “procedimental”, he incorporado la informática, he preguntado cómo hacen las cosas en otros lugares y otros profesores. Pero me he resistido violentamente a la charlatanería de la pedagogía licenciada, a todos los gurús que cada tres o cuatro años vienen a explicarnos un nuevo y definitivo descubrimiento “científico”.

Lo que intento que pase en mis clases, cada año, con cada alumno, con mejor o peor fortuna, no es deconstruible en una programación. Sin duda he de pararme de vez en cuando a reflexionar sobre lo que pienso hacer y sin duda es bueno intentar ponérmelo por escrito, pero el documento final es como la escalera de Witgenstein: luego hay que tirarlo.— Ramón Sánchez Ramón.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Españoles en Gurs

No hay mucha gente que sepa lo que ocurrió en esta zona del sur de Francia. Y, sin embargo, el campo de concentración que se instaló allí resume uno de los momentos más trágicos de la historia del viejo siglo XX

LA CUARTA PÁGINA

El furor del Estado Islámico

La organización yihadista ha conquistado una base territorial en la que ha proclamado su propio califato, dispone de una red de financiación que le aporta grandes recursos y utiliza el terror como su mejor arma

LA CUARTA PÁGINA

En los días del gran engaño

Culto, leído, dotado para la retórica, dueño de voluntades, Pujol ha sido el constructor de un gran relato, fuente de legitimación de un poder absoluto que ha resultado estar operando a la manera de clanes y mafias

Un mínimo de humanidad

Ante la brutalidad de las guerras de hoy, deben respetarse los Convenios de Ginebra

La espiral final

La presidenta de Argentina recurre a la épica trágica en la crisis de la deuda

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana