Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La Europa de Guido Westerwelle

Después de leer el artículo del señor Guido Westerwelle del día 29, creo que a los europeístas en general y a los españoles en particular debería preocuparnos mucho más la visión sobre el futuro de Europa del ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, que el reciente discurso  del primer ministro británico sobre el mismo tema, pues incluso en el caso de que llegara a conducir a la salida de Reino Unido de la Unión, no acabaría con el proceso de integración europea. Por el contrario, lo que Westerwelle propone sí que acabaría con este proceso, al menos en lo que se refiere a la Europa social, cuyos tímidos avances plantea devolver a los Estados miembros, y a la aspiración de una mayor unión política, que ni siquiera menciona. Incluso en el ámbito de la integración económica, al que pretende querer reducir la Unión Europea, evita referirse a la más que necesaria unión fiscal, sin duda por el potencial efecto redistribuidor de la misma. O sea, una Europa por y para los mercaderes, que permita la explotación laboral (abolición del tope de 48 horas de trabajo semanales, ausencia de salario mínimo, discriminación de la mujer en los consejos de administración…) y donde se proteja más las libertades de las multinacionales (por ejemplo, para facturar sus ventas en España desde Irlanda para evitar pagar impuestos) que los derechos de los ciudadanos. Que no nos engañen, lo que Westerwelle propone no es más Europa, sino todo lo contrario. ¿Pero dónde está la socialdemocracia europea? ¿Es que no va a decir nada?— Francesc Ossat.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.