El modelo Federer

El suizo arranca 2013 con el reto de sumar otro récord: ganar su quinto Open de Australia

Ya en la recta final de su carrera, afronta el futuro ejerciendo de hombre anuncio (el último, de champán) y aprendiendo de moda con la directora de 'Vogue USA', Anna Wintour

A Gillette, Nike y Rolex, que han reportado 34 millones de dólares a su cuenta, Roger Federer acaba de sumar un contrato con Moët & Chandon por 12 millones. / YASUYOSHI CHIBA (AFP)

En el deporte de élite, lo normal es que a los grandes campeones les asista el esfuerzo, el sacrificio, la lucha, la moral, la entrega, bla, bla, bla. Pero hay unos pocos elegidos que alcanzan la gloria, además de con todo eso, por otros medios. Es el caso de Roger Federer (Basilea, 1981), de largo ya el mejor tenista de todos los tiempos. El fenómeno suizo, el que parece que cae y vuelve a levantarse por el mero hecho de pulverizar marcas, le saca también jugo a sus gustos por la moda y los placeres, algo en lo que invierte su tiempo para ganarse un dinero extra en la recta final de su carrera con 31 años cumplidos.

Federer cierra el año 2012 habiendo ganado seis torneos y arranca 2013 con otra marca a superar: ganar el Open de Australia por quinta vez, algo que aún no ha logrado nadie. No se consiguen 17 títulos de Grand Slam –siete Wimbledon entre ellos– sin sudar. Pero pareciera que a él no se le notan las gotas con la elegancia que gasta. Su filosofía de bon vivant no está reñida con su tenis exquisito, basado en un estilo clásico. La elegancia, el gusto por la vida, su afición al queso, al chocolate y a los buenos restaurantes cuadran con su drive mortífero y su revés a una mano, lo mismo que ser propietario de una marca de cosméticos homónima, tener buen ojo para la moda, un cierto aire de artista de cine y su confeso enganche a la PlayStation. Ese es el auténtico rasgo de genialidad. Lo que marca la diferencia entre su majestad y el resto. Su secreto.

Tipo raro este Federer. “Los récords están para batirlos”, dice como un mantra quien sabe de eso y se lo aplica más allá de lo que pueda parecer un lugar común. Las cifras le contemplan. Diecisiete Grand Slams –más que nadie en la historia– y 302 semanas como número uno del ranking de la ATP: unas cuantas más que su admirado Pete Sampras, que estuvo 286 y a quien se ocupó de destronar en 2001 también en Wimbledon, su verdadero reino, sin que por ello haya supuesto una mancha en su sincera amistad presente. Un caballero.

Pero en la publicidad está a punto de batir otros récords en su cuenta corriente. Los 240 millones de euros que tiene en el banco salen entre otros ingresos de los 34 que le reportan Nike, Gillette y Rolex, más 12 que le ha ofrecido Moët & Chandon, que acaba de sustituir como imagen de marca a Scarlett Johansson por él. ¿Champán para un tenista? Por qué no, siempre que se haga, como dice él, con moderación. Federer ganaría torneos hasta borracho.

Los anunciantes confían tanto en él porque, según una encuesta reciente, detrás de Nelson Mandela, es el personaje que más confianza despierta en el planeta. Ahí está su gracia

Ejerce el liderazgo a conciencia, pero a contracorriente. Quiere destacar también en el mundo de la moda, donde cuenta con una asesora de lujo: la editora Anna Wintour, gurú de la revista Vogue. En recientes declaraciones a The Sunday Times, Federer presumía de esa amistad y de que es ella quien le recomienda los fotógrafos que deben airear su imagen y los diseñadores que mejor le visten.

Pero ante todo, Federer es un tipo de fiar a nivel global. De hecho, las marcas confían tanto en él porque, según una encuesta reciente del Reputation Institute, detrás de Nelson Mandela, es el personaje que más confianza despierta en el planeta. Ahí está su gracia. En el club de los grandes campeones, se podría decir que, salvo la disciplina del deporte, deben de tener pocas preocupaciones. Por eso asombra que un padre de gemelas de cuatro años –Myla Rose y Charlene Riva, que le aplauden con sus tirabuzones a rabiar junto a su madre, la extenista checa Mirka Vavrinec– haya regresado más de una vez sin despeinarse a la cima del tenis mundial.

La clave de su éxito y de la fascinación que ejerce también la lleva Federer en la esencia de su juego. Cuando el tenis se había convertido en una carrera basta de machacadores con reveses a dos manos y fuerza física bruta frente a swing, apareció él, con su izquierda perfectamente armónica del brazo estirado, con su naturalismo y sin músculos, a dar una clase de tenis global. Resucitó el clasicismo en la pista al tiempo que encargaba trajes blancos con chaqueta y pantalones para recoger sus copas en Londres.

Su resurrección de un tenis que parecía enterrado le benefició. Ha sido fanático y coherente en defenderlo hasta hoy. Y ha demostrado que frente a la fuerza bruta caben otros caminos. Pero es que al ritmo de sus golpes de derecha, contundentes, en apariencia fáciles pero mortales, sus subidas a la red, su infinito repertorio de tácticas, muestra en su vida el mismo sentido de la marca que aplica en las pistas.

Nunca se le escuchará una declaración altisonante, una provocación. Cultiva la amistad con sus rivales, lo que provoca, sobre todo en los jóvenes, admiración. El camino así marcado por él le llevó a disputar lo que muchos expertos consideran hoy el mejor partido de tenis de la historia: aquella final de Wimbledon disputada contra Rafa Nadal en 2007, que el suizo perdió. Siete horas rascadas incluso a la amenaza de la noche en la que el mundo vio un intercambio de superaciones y genialidades que cayó del lado del español.

Muchas veces, ambos han declarado que enfrentarse entre sí les hace mejores. Le hemos visto reír y llorar –tan fieramente humano– cuando gana y pierde. En Australia, también al caer en un Open, tuvo la enorme elegancia y sensibilidad de reconocer ante las televisiones de todo el mundo y el público presente lo siguiente: “Este tío me está matando”. Se refería a Nadal. Su obsesión en tiempos.

Sin embargo, su ansia extrema de superación –incluso entrenando a 50 grados en Dubái, donde tiene una casa para afrontar aclimatado el Open USA, donde juega después a 40º y fresquito–, sin renunciar a los placeres de la vida, ha sido tal que hoy Federer contempla la recta final de su carrera sabiéndose el mejor de todos los tiempos, con marcas difíciles de superar en años por quienes vengan detrás. Quizás por eso se haya animado a brindar con una copa de champán francés, aunque le caigan críticas por eso.

Relajado, maduro, consciente de que hoy es cuando más que nunca disfruta de su vida y de su tenis, por placer, a placer, con la guía del placer, Federer, ese hedonista de la élite mundial del deporte, ha conseguido, añadiéndole gozo al sufrimiento, agrandar su leyenda y de paso su cuenta corriente.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de EL PAÍS

Últimas noticias

Ver todo el día

Uber duplica su valor en unos meses hasta los 28.000 millones

La controvertida aplicación ultima una nueva ronda para captar inversores

Los detenidos por el caso de abusos de Granada declaran ante el juez

El primero de los arrestados ha llegado a primera hora de la mañana a los juzgados

Cayetano Martínez de Irujo, ingresado

El estado de salud del hijo menor de la duquesa de Alba es "bueno" pero estará en el centro médico varios días

Carlos Fabra rechaza recurrir su ingreso en prisión

“¿Prefiere una cárcel de Madrid? Prefiero estar en mi casa”, responde el exdirigente del PP de Castellón

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana