EDITORIAL

No se podía esperar más

El Gobierno y el PSOE llegan a un acuerdo para reformar la legislación relativa a los desahucios

El Gobierno y el principal partido de la oposición, el PSOE, han llegado a un acuerdo para reformar urgentemente la legislación relativa a los desahucios por impago de hipotecas. La intención es frenar un proceso que ha llevado desde 2008 a la ejecución de cerca de 350.000 desalojos o expulsiones y que amenaza con afectar a otros 100.000 casos. A la espera de conocer la letra pequeña, es una noticia tranquilizadora que acoge con alivio la sociedad, cada día más angustiada por la calamidad social que suponen esos desahucios.

Importa resaltar que el pacto anunciado responde a una decisión política, no técnica ni estrictamente económica. La resistencia del mundo económico y financiero, que alega que cualquier modificación legislativa encarecerá el crédito y aumentará los tipos, ha sido soslayada por la imperiosa necesidad de poner fin a una situación que se percibe como injusta. Ha sido la rama política de oposición y Gobierno la que ha llegado a la conclusión de que no es posible esperar más y de que es la política la que debe encontrar salida a situaciones sociales insoportables.

Primero IU y el PSOE (que ha presentado un proyecto de ley para cambiar cinco leyes) y finalmente el PP y el propio Gobierno han dado los pasos necesarios para atacar el problema en donde hay que hacerlo: con acuerdos políticos que se plasman en acuerdos parlamentarios.

Es justo también recordar que la reacción de los partidos (salvo excepciones) ha llegado después de que los movimientos sociales consiguieran agitar a la opinión pública exigiendo que los bancos que han recibido miles de millones de dinero oficial aceptaran, entre otras cosas, la entrega de la vivienda hipotecada como pago de la deuda total. El progresivo enfado social llegó también a los juzgados, donde, en algunos casos, se empezaron a aplicar normas creativas para matizar la dureza de la ley. Los 46 jueces decanos de toda España han denunciado los abusos e irregularidades que se cometen, además, en el cobro de deudas hipotecarias. Sus conclusiones llegaron un día antes de que la abogada general del Tribunal de Justicia de la UE dictaminara sobre una denuncia presentada por un cliente de Catalunya Caixa y declarara que la ley de desahucios vulnera la normativa europea sobre protección de los consumidores ante posibles cláusulas abusivas en los contratos bancarios.

Ojalá el acuerdo a que han llegado Gobierno y PSOE sea un indicio de que, confrontados con la realidad social que denuncian los informes independientes, es posible todavía encontrar un espacio para un diálogo que mitigue sus efectos más lacerantes, como reclama buena parte de la sociedad.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Cada cuánto tiempo hay que regar el PSOE?

Los experimentos democráticos son una gran oportunidad para reconstruir un partido y reconectar con los ciudadanos. Hay que seguir el método de ensayo y error, para beneficio propio y de toda la sociedad

LA CUARTA PÁGINA

¿Qué dicen las cuentas territorializadas?

Dos tercios de los saldos fiscales regionales se deben simplemente a que en los territorios más ricos se pagan más impuestos que en los pobres. Solo en el otro tercio hay indicios preocupantes, pero de magnitud modesta

Señor Juncker: queremos otra Europa

El programa del nuevo presidente de la Comisión es serio, pero le falta ambición

Podemos vivir juntos

El conflicto entre israelíes y palestinos no es político, sino humano

La nueva guerra de los treinta años

No se puede aspirar a resolver la situación de Oriente Próximo, sino a gestionarla

El 'fracking' o la sordera hacia la ciencia

Politizar la investigación de los recursos estratégicos no beneficia a nadie

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana