EL ACENTO

Sitio (y tiempo) para el libro

La librería catalana La Central inaugura un nuevo espacio en Madrid con el afán de darle vida a la cultura

MARCOS BALFAGÓN

El saber no ocupa lugar, eso se dice. Pero habría que contestar que no siempre es así: que a veces no viene mal hacerle un hueco. La librería catalana La Central ya ha demostrado su habilidad para cumplir con creces ese desafío, y el martes confirmó sus afanes por mantenerse en esa batalla con la inauguración de su nueva sede en Madrid. No es un combate fácil el del libro (en papel). No solo hay que encontrar un lugar donde exhibirlos, promocionarlos, empaquetarlos y venderlos, sino que hay que seducir a los lectores para que les hagan sitio en su agenda. Es decir, tiempo. Tiempo para leer, para sumergirse en las palabras, para quedarse atrapado en sus redes, para perderse en sus laberintos. Tiempo en medio del vértigo de ir corriendo de tweet en tweet, de mensaje electrónico en mensaje electrónico y de obsesiva presencia en las redes sociales (no vaya a estar perdiéndome lo verdaderamente importante).

La lectura tiene que ver con el sosiego y eso casa mal con un mundo fascinado por la instantaneidad. Lo que hoy se exalta es la circulación, que nada se detenga, ir de sitio en sitio, y no quedarse (a ser posible) en ninguno. Un libro pide exactamente lo contrario: que te quedes, que tengas un poco de paciencia, que lo vayas descubriendo. A cambio da bien poca cosa a quienes gustan de la velocidad (que a veces tiene tanto de simple espasmo o aturdimiento): una manera serena de disfrutar de la extrema variedad de las cosas, mayor rigor para enfrentarse a los conflictos del presente, una pizca de sabiduría para sortear las calamidades de la existencia y otros caminos para entretenerse, que a veces se sostienen en el goce de dilatar las tramas, las emociones, los placeres, los escalofríos.

Cuando las circunstancias se confabulan en contra de algo, y eso le pasa hoy al libro, al que se arrincona como pieza de museo y se sabotea como puro vejestorio, no viene mal defenderse a lo grande. No solo hacerle sitio: hacerle mucho sitio. Convertirlo en el protagonista alrededor del que giren otras cosas: una conversación, un encuentro, un debate, una cita, una comida. Para volver entonces a descubrir la riqueza de la lentitud.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

100 días de vértigo en el Santander

Ana Botín ha cambiado la dirección y el consejo mientras sopesa el futuro del dividendo

A la caza del ‘pastel’ cubano

La normalización de relaciones abre negocios para los empresarios de EE UU

El núcleo duro del exilio cubano clama contra Obama

Luis Posada Carriles se une a unos dos centenares de anticastristas en Miami para denunciar la “traición” de la normalización de las relaciones con Cuba

“El combate no termina aquí”

La exmujer del gobernador Arturo Montiel logra ver a los hijos después de tres años de lucha judicial

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

LA CUARTA PÁGINA

Se superan diferencias, sigue el conflicto

Estados Unidos y Cuba dieron ayer un gran paso para imprimir un giro en las relaciones entre ambos países, que se torcieron el 20 de octubre de 1960, cuando prescindieron de canales diplomáticos

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Los jeques, en pie de guerra

Arabia Saudí deja el precio del barril de petróleo en manos del mercado

La cigarra española y la hormiguita vasca

La sobrefinanciación explica el progreso de Euskadi mejor que la borrosa “identidad”

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana