CARTAS AL DIRECTOR

Parados, al monte

Leo en la prensa que el Gobierno obligará a los parados a realizar trabajos de limpieza y recuperación de las áreas calcinadas por los incendios. Oigan, qué idea más buena. Pero creo que se queda corta.

Veamos: ahora que sobran interinos en educación, enfermeras en la sanidad pública, dependientes y otros trabajadores por doquier, ¿por qué no obligar también a los profesores que se queden en paro a ayudar en las escuelas? ¿O a las enfermeras a hacer turnos gratuitamente en los hospitales? Fontaneros, periodistas, trabajadores varios: todo el que cobre una prestación, ¡a ayudar a la comunidad! De esta manera, además, incluso podríamos despedir a más gente manteniendo la calidad de todos los servicios públicos. Incluso, por qué no, obligar a hacerlo también a quienes nunca han trabajado o no tienen paga alguna. Al fin y al cabo, estas personas están usando las carreteras, los centros de salud, los centros sociales, todas las infraestructuras de nuestras ciudades sin colaborar en su mantenimiento.

Miedo me da esta clase política que considera a la persona en paro, no una persona, sino una mierda. Se les olvida que el parado que cobra un subsidio solo recibe lo que antes ya entregó a la sociedad. Se les olvida que el parado que cobra un subsidio lo que desea es tener un trabajo del que vivir. Y encima tenemos que oír continuamente que el modelo a seguir es la moderna China.

Verán, el modelo chino no es moderno ni novedoso. Se conoce desde hace muchos siglos. Se llama esclavitud.— Mª Isabel Álvarez Jiménez.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

“Detrás de las crisis hay un rostro, casi siempre de niño o mujer”

La secretaria general de Asuntos humanitarios de la ONU cree que hacen falta nuevas vías de financiación

“No quiero saber nada del dinero”

EL PAÍS reproduce fragmentos de la declaración de Pujol ante la juez, en la que se sacudió responsabilidades sobre la fortuna oculta

Garzón reclama al Gobierno el ‘dinero rojo’ incautado por Franco

El exjuez representa a familias a las que el Régimen incautó sus pesetas republicanas. La suma ascendería hoy a más de 50 millones de euros

EL PAÍS RECOMIENDA

Los delincuentes psicópatas no aprenden del castigo

Un escáner a decenas de criminales muestra anormalidades en el cerebro

Las caras de la hepatitis C

El fotógrafo Juan Plaza retrata a los enfermos que piden un tratamiento "para todos" en el 12 de Octubre

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana