CARTAS AL DIRECTOR

Parados, al monte

Leo en la prensa que el Gobierno obligará a los parados a realizar trabajos de limpieza y recuperación de las áreas calcinadas por los incendios. Oigan, qué idea más buena. Pero creo que se queda corta.

Veamos: ahora que sobran interinos en educación, enfermeras en la sanidad pública, dependientes y otros trabajadores por doquier, ¿por qué no obligar también a los profesores que se queden en paro a ayudar en las escuelas? ¿O a las enfermeras a hacer turnos gratuitamente en los hospitales? Fontaneros, periodistas, trabajadores varios: todo el que cobre una prestación, ¡a ayudar a la comunidad! De esta manera, además, incluso podríamos despedir a más gente manteniendo la calidad de todos los servicios públicos. Incluso, por qué no, obligar a hacerlo también a quienes nunca han trabajado o no tienen paga alguna. Al fin y al cabo, estas personas están usando las carreteras, los centros de salud, los centros sociales, todas las infraestructuras de nuestras ciudades sin colaborar en su mantenimiento.

Miedo me da esta clase política que considera a la persona en paro, no una persona, sino una mierda. Se les olvida que el parado que cobra un subsidio solo recibe lo que antes ya entregó a la sociedad. Se les olvida que el parado que cobra un subsidio lo que desea es tener un trabajo del que vivir. Y encima tenemos que oír continuamente que el modelo a seguir es la moderna China.

Verán, el modelo chino no es moderno ni novedoso. Se conoce desde hace muchos siglos. Se llama esclavitud.— Mª Isabel Álvarez Jiménez.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Rusos de altos vuelos

Como en la vida, en el ajedrez conviene mucho mirar más allá de lo aparente Esta partida es un ejemplo muy persuasivo

Del amor al odio en su tierra

Roberto Gómez Bolaños es venerado en América Latina, pero su legado deja detractores y defensores por igual en México

La caída del precio del petróleo fuerza a Maduro a recortar el gasto

El presidente de Venezuela y sus ministros se rebajan el sueldo

Dilma Rousseff: ¿Sabia o traidora?

La presidenta ha sorprendido a propios y extraños con su decisión de colocar a un discípulo de la Escuela de Chicago al frente de la economía brasileña

IMPRESCINDIBLES

La debilidad del Estado en México

La crisis de corrupción e impunidad que atraviesa el país tiene su explicación en cuatro causas que van desde la fragilidad institucional a la economía sumergida pasando por el narcotráfico y la nula fiscalidad

Contra el veneno

Cuando en un país son legales partidos cuyo objetivo es la destrucción de ese país o nación, está claro que el Estado está mal constituido. El nacionalismo aspira a crear una sociedad moldeable, sin discrepancias

Los naranjos del lago Balaton

Lo peor de un programa político no es que no pueda cumplirse, sino que el empeño en aplicarlo tenga efectos perversos sin conseguir sus objetivos. Las buenas intenciones pueden afectar a nuestro bienestar material

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Renovar el pacto ciudadano

Necesitamos un cambio radical que garantice a todos una vida digna

Cataluña: ¿nación o Estado?

La única legalidad posible será la que surja de refundar la Constitución de 1978

Sonido y ruido

Hoy: distinciones, confusiones y al final, como siempre, el estilo

Epidemiología de la corrupción

Si el mal se propaga entre los funcionarios, el sistema entrará en colapso

¿Por qué una solución federal?

Es la culminación natural y lógica del Estado de las autonomías

Corrupción, urbanismo y opacidad

Tanto las reclasificaciones como las recalificaciones de suelo han llegado a superar el 1.000 % el valor anterior

Una pésima decisión contra el SIDA

El Decreto de Troncalidad impulsado por el Ministerio de Sanidad es un paso atrás en la lucha contra la enfermedad

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana