CARTAS AL DIRECTOR

Parados, al monte

Leo en la prensa que el Gobierno obligará a los parados a realizar trabajos de limpieza y recuperación de las áreas calcinadas por los incendios. Oigan, qué idea más buena. Pero creo que se queda corta.

Veamos: ahora que sobran interinos en educación, enfermeras en la sanidad pública, dependientes y otros trabajadores por doquier, ¿por qué no obligar también a los profesores que se queden en paro a ayudar en las escuelas? ¿O a las enfermeras a hacer turnos gratuitamente en los hospitales? Fontaneros, periodistas, trabajadores varios: todo el que cobre una prestación, ¡a ayudar a la comunidad! De esta manera, además, incluso podríamos despedir a más gente manteniendo la calidad de todos los servicios públicos. Incluso, por qué no, obligar a hacerlo también a quienes nunca han trabajado o no tienen paga alguna. Al fin y al cabo, estas personas están usando las carreteras, los centros de salud, los centros sociales, todas las infraestructuras de nuestras ciudades sin colaborar en su mantenimiento.

Miedo me da esta clase política que considera a la persona en paro, no una persona, sino una mierda. Se les olvida que el parado que cobra un subsidio solo recibe lo que antes ya entregó a la sociedad. Se les olvida que el parado que cobra un subsidio lo que desea es tener un trabajo del que vivir. Y encima tenemos que oír continuamente que el modelo a seguir es la moderna China.

Verán, el modelo chino no es moderno ni novedoso. Se conoce desde hace muchos siglos. Se llama esclavitud.— Mª Isabel Álvarez Jiménez.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

La política del escándalo

Hacer favores privados con recursos públicos es la esencia de la corrupción

El déficit o cómo asfixiar a las autonomías

La crisis financiera de las comunidades solo se resolverá con una reforma fiscal

Lo que Gibraltar esconde

Reino Unido tiene en el Peñón una gran base militar naval, aérea y de inteligencia

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana