CARTAS AL DIRECTOR

La mala educación

O Carballiño, Ourense 31 AGO 2012 - 00:03 CET

Visto lo visto y desbravado el pálpito, la educación en este país no sirve para mucho o sirve para muy poco.

A los estudiantes se les pide esfuerzo y formación, para después acabar pastando en el pedazo de terreno que ya apunta maneras de quedar yermo. Y los que esfuerzo y formación piden, son los mismos que no la necesitan o no se les exige para trepar y llegar hasta el lugar donde los hilos se atan y desatan.

Estos son los mismos que desde los altares de la política se creen poseedores de la verdad verdadera, cuando al mínimo asomo de la palabra que nos quieren decir quedan expuestos ante la indecencia que de las mismas no consiguen sacudirse. Habitan en el día a día de los favores, de los apretones de manos, de las corbatas y de los brazos que se pasan por la espalda. Donde todo se vende porque todo se compra. Y donde ellos mismos son mercancía, mas en este caso parece que con premio.

Los demás, mientras, a sacrificarse y formarse, porque todo lo necesitan demostrar, aunque las puertas casi siempre o siempre se abran con las mismas llaves.— Manuel I. Nanín.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
EN OTROS MEDIOS
Ver todas »

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Habrá más Ucranias

Vladimir Putin tiene más admiradores de lo que cabría imaginar entre varias potencias emergentes que no olvidan el colonialismo. Occidente topa además con el resentimiento de Moscú por la pérdida de su imperio

LA CUARTA PÁGINA

Gabo, el poder y la literatura

Al margen de sus simpatías personales, que le llevaron a anudar lazos de amistad con Fidel Castro, García Márquez sentía una apasionada curiosidad por el poder y una fascinación literaria por quienes lo ejercían

Indulgencia para los procesados por el Parlament

La actitud de los indignados tiene que ver con la corrupción de la clase política

En África, por nuestra seguridad

Estados Unidos y España cooperan para proteger una estabilidad vital

La crisis de los salarios en Argentina

Al sostener retribuciones artificialmente altas, el país desalienta la inversión

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana