EDITORIAL

Egipto sigue bajo tutela

El presidente egipcio ha alumbrado un Gobierno sin los cambios decisivos prometidos

Más de un mes después de asumir nominalmente el poder de manos de la Junta Militar, el presidente egipcio, el islamista Mohamed Morsi, ha alumbrado un Gobierno sin los cambios decisivos prometidos y que dista de representar a las diferentes fuerzas del fracturado país árabe. El Gabinete, primero no interino tras la caída de Mubarak en 2011, que incluye a tres miembros de los Hermanos Musulmanes, mantiene en puestos clave a siete miembros del anterior, hecho por los militares, y su perfil es tan bajo y burocrático como el del propio primer ministro, el devoto Hisham Kandil. Una ministra cristiana representa a la hostigada comunidad que supone el 10% de la población y no hay cartera para los musulmanes salafistas, segundos más votados, ni tampoco para los jóvenes revolucionarios que mantuvieron viva en Tahrir la revuelta contra la dictadura.

Del primer Gobierno egipcio que puede reclamar algún origen democrático no cabe esperar que rompa el control que siguen ejerciendo los generales, pese a la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales. Mursi va a dirigir teóricamente un país en el que los militares —que disolvieron en junio, vía Tribunal Constitucional, el Parlamento dominado por los Hermanos Musulmanes— mantienen la autoridad legislativa y retienen el veto sobre aspectos decisivos, desde la redacción de la nueva Constitución hasta el control del Presupuesto y de su propio imperio económico. Todo ello sigue pasando por el mariscal Husein Tantawi, factotum de la Junta y titular de Defensa en el nuevo Gobierno. El mismo cargo que ha desempeñado desde hace más de 20 años.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Tres hurras por Escocia

El sentido común con el que han votado los escoceses por permanecer en Reino Unido debería servir para contrarrestar esa movilización irracional que quiere desandar la historia

LA CUARTA PÁGINA

Un imán debajo de la mesa

Las fuerzas movilizadas en Escocia y otros nacionalismos en el mundo no se explican solo por intereses económicos y pragmáticos. Hay que contar también con el viento de las humillaciones y las injusticias

la cuarta página

Consulta 9-N: suspensión sin suspense

Mas puede convocar legalmente la votación pretendida al amparo de la ley catalana de consultas, pero solo por unos días o unas horas. Un recurso del Gobierno al Constitucional la paralizaría automáticamente

la cuarta página

¿Internacionalización del ‘procés’?

El soberanismo catalán defiende que, pese al bloqueo del Estado, la mediación exterior podría ayudar al éxito de su reivindicación. Un análisis no voluntarista lleva a concluir que tal intervención es impensable

El ardiente mensaje de Robert Burns

El poeta que da voz al independentismo de Escocia invita a “una copa de hermandad”

Las opacidades de la transparencia

La obsesión por la visibilidad refuerza la espectacularización de la política

La apuesta por la ciencia

El mecenazgo es básico para apoyar a investigadores e instituciones

Incompleta, injusta, ineficaz

El debate sobre la reforma fiscal permite contrastar distintos modelos de sociedad

Respondemos a las preguntas de la gente

Google no es 'la puerta de entrada a Internet' ni actúa para dañar a la competencia

Claves para renovar la OEA

La organización necesita un mandato que la permita actuar con unidad y espíritu de diálogo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana