CARTAS AL DIRECTOR

El Sahel puede curarse

Comienza el mes más duro para 18 millones de personas en la región del Sahel, al sur del Sáhara. No recogerán su cosecha hasta octubre y este año sus reservas de alimentos empezaron a agotarse en abril, dos meses antes de lo habitual, poniendo una durísima prueba a la capacidad de resistencia de la población de siete de los países más pobres del mundo. Un millón de niños podría morir de desnutrición severa.

Aun así, podemos encontrar algunas cosas positivas en esta crisis: no va a ser una hambruna como la del pasado año en Somalia porque los Gobiernos de estos países, los donantes y las organizaciones humanitarias se movilizaron con las primeras alertas para mitigar y paliar el sufrimiento durante el pico de la crisis.

Pero lo más importante de todo esto es que podamos convencernos, de una vez por todas, de que estas crisis africanas del hambre son crisis anunciadas, recurrentes, previsibles. También son evitables.

Aunque un tratamiento nutricional para salvar la vida de un niño cuesta solo 40 euros, solo uno de cada diez niños que lo necesitan en el mundo tiene acceso. Por lo demás, la ecuación es fácil de resolver. Solo hace falta querer hacerlo.— Amador Gómez. Director Técnico, Acción contra el Hambre.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

La reforma energética de México brilla en Estados Unidos

Sonia Corona San Diego

Expertos, firmas internacionales y funcionarios mexicanos discuten el futuro de la industria de la energía

Verdades de la diplomacia médica cubana

Los aplausos a las misiones médicas no deben ocultar los abusos contra los profesionales que las integran

¿Vicios privados, virtudes públicas?

La discriminación racial en México es un fenómeno sistémico y generalizado

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana