EDITORIAL

Pulso en Egipto

El Constitucional desautoriza al presidente islamista frente al poder de los militares

El primer presidente civil e islamista elegido en unas elecciones libres en Egipto, Mohamed Morsi, y las Fuerzas Armadas están librando una pugna abierta por el poder que puede desembocar en un peligroso conflicto y en una vuelta atrás en los avances de la democracia.

Poco antes de las elecciones presidenciales que dieron la victoria a Morsi, el Tribunal Constitucional, basándose en un incumplimiento de la ley electoral, mandó disolver el Parlamento elegido unos meses antes, en el que dominaban los Hermanos Musulmanes. El autonombrado Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) asumió entonces sin disimulo alguno el poder legislativo y se garantizó un control sobre la elaboración de la nueva Constitución y el nombramiento del ministro de Defensa. El pasado domingo y por decreto, Morsi decidió rehabilitar al disuelto Parlamento, lo que el poco independiente Constitucional volvió a tumbar ayer.

La Casa Blanca reaccionó con claridad al pedir el “respeto a los derechos democráticos”, aunque defendiendo que sean los propios egipcios los que decidan. EE UU es el mayor donante de ayuda a Egipto, incluida la militar. Obama parece entenderse con Morsi, mientras que el Pentágono apoya a los militares. La conciliación de los puntos de vista dispares en Washington requiere un acuerdo en El Cairo que no está garantizado, pero que es necesario.

Este es un país en el que no siempre parece lo que es, en una región en la que a menudo no todo es lo que parece. Hay rumores de negociación bajo cuerda entre Morsi y los militares, y en cualquier caso, ambas partes evitan la amenaza del uso de la violencia. Es necesaria una clarificación para que los egipcios, y las potencias de la región, sepan a qué atenerse. Egipto necesita estabilizar su política para asentar la democracia y recuperar una economía hundida.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Tres hurras por Escocia

El sentido común con el que han votado los escoceses por permanecer en Reino Unido debería servir para contrarrestar esa movilización irracional que quiere desandar la historia

LA CUARTA PÁGINA

Un imán debajo de la mesa

Las fuerzas movilizadas en Escocia y otros nacionalismos en el mundo no se explican solo por intereses económicos y pragmáticos. Hay que contar también con el viento de las humillaciones y las injusticias

la cuarta página

Consulta 9-N: suspensión sin suspense

Mas puede convocar legalmente la votación pretendida al amparo de la ley catalana de consultas, pero solo por unos días o unas horas. Un recurso del Gobierno al Constitucional la paralizaría automáticamente

la cuarta página

¿Internacionalización del ‘procés’?

El soberanismo catalán defiende que, pese al bloqueo del Estado, la mediación exterior podría ayudar al éxito de su reivindicación. Un análisis no voluntarista lleva a concluir que tal intervención es impensable

El ardiente mensaje de Robert Burns

El poeta que da voz al independentismo de Escocia invita a “una copa de hermandad”

Las opacidades de la transparencia

La obsesión por la visibilidad refuerza la espectacularización de la política

La apuesta por la ciencia

El mecenazgo es básico para apoyar a investigadores e instituciones

Incompleta, injusta, ineficaz

El debate sobre la reforma fiscal permite contrastar distintos modelos de sociedad

Respondemos a las preguntas de la gente

Google no es 'la puerta de entrada a Internet' ni actúa para dañar a la competencia

Claves para renovar la OEA

La organización necesita un mandato que la permita actuar con unidad y espíritu de diálogo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana