CARTAS AL DIRECTOR

Azaña y la represión

El señor Ramos desfigura en su carta el contenido de mi crítica —muy favorable— publicada en Babelia sobre su libro, en la cual subrayo la “bien probada inocencia de Azaña” en el caso Casas Viejas. Pero no es irrelevante que un año antes, en su diario de 23 de enero de 1932 (Obras completas, 1968, IV, 311), Azaña precisara su actitud ante un levantamiento anarquista anterior: “...mostré mi resolución de proceder con toda rapidez y con la mayor violencia a reprimir la rebelión. Como Fernando [de los Ríos] me oyó decir que se fusilaría a quien se cogiese con las armas en la mano (sic) quiso disentir; pero yo no le dejé, y con mucha brusquedad le repliqué que no estaba dispuesto a que se me comiesen la República”. Al general Batet le dio “instrucciones inexorables para aplastar a los levantiscos”. Como estudioso y admirador de Azaña siento que tales fuesen sus ideas, pero la verdad es la verdad.— Antonio Elorza.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Cebollas dulces

En Chile la gente sabe, por dura experiencia, que es preciso trabajar mucho para obtener un poco. Y aún más para ganar algo. Y que es preciso inventar bastante, “ingeniárselas harto”, como decimos por allá

LA CUARTA PÁGINA

“Yo sé leer”: vida y muerte en Guerrero

En este territorio bipolar, el carnaval coexiste con el apocalipsis. El emporio turístico de Acapulco y la riqueza de los caciques contrasta con la pobreza de la mayoría, y el narcotráfico no es la principal causa de su deterioro

El gusto por lo corto

Hoy: el estilo no está en las preposiciones (tercera y última parte)

Las dos caras del nacionalismo independentista

Cataluña necesita una respuesta inteligente y constructiva

Europa en la nueva era de la creatividad

La economía creativa contribuye no sólo a la cultura, sino a la economía

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana