BBC News

"Así vienen las revistas, más BBC News que nunca. Bodas, bautizos y comuniones a porrillo, que aunque no esté el horno para bollos, hay que hacer de tripas corazón y reactivar la economía"

Archivado en:

El supermodelo Andrej Pejic desfiló vestido de novia para Rosa Clará el pasado martes. / MARTA PÉREZ (EFE)

Estoy en números rojos. Entre peluquería, chapa y pintura, modelitos y regalos varios tengo la tarjeta tiritando a fuerza de bodas, comuniones y baby-showers. Sí, esa costumbre guiri por la que las embarazadas te conminan a una merendola en cuanto se hacen el Predictor para agenciarse la canastilla a tu costa siglos antes del bautizo. Del que tampoco te libras a su debido tiempo, que aquí vamos de modernos y de laicos pero no nos perdemos un rito, y menos si sirve para hacer caja. Así vienen las revistas, más BBC News que nunca. Bodas, bautizos y comuniones a porrillo, que aunque no esté el horno para bollos, hay que hacer de tripas corazón, animar el consumo y reactivar la economía.

Mira a Lydia Bosch y Alberto Martín, en lucha a muerte por su divorcio, llevando a sus gemelos a la iglesia sin dirigirse la palabra el uno al otro, que una cosa es acompañar a tus niños a que les den su primera hostia, con el debido respeto a la sagrada forma, y otra tener que alternar con quien te las está dando todas en el mismo sitio. Nada que ver con Arantxa del Sol y Finito de Córdoba, la viva estampa de la felicidad doméstica. Tan morenos, tan raciales, tan Julio Romero de Torres. Matadores los dos, todo hay que decirlo. Él, de tabaco y plata como en sus mejores corridas. Ella, pelín overdressed para ir a misa con un escote al ombligo, un vestido a medio muslo y unos taconazos con pinchos de acero en los talones que ríete tú de Beyoncé en sus vídeos más extremos.

Los curas siguen a su rollo, pero los convites han mutado. Tú le regalas ahora a un crío el libro de firmas de tapas de nácar, la Nancy Comunión o el rosario de alpaca que nos colocaban a los comulganes en mi época y te lo tira a la cara. Qué menos que un iPad, un iPhone o un iPod para amortizar los fastos. La cosa es epatar y recaudar fondos, por algo somos la segunda potencia global en moda nupcial y de ceremonia.

Hablando del ramo, Rosa Clará y Manuel Mota han librado su guerra de divas en el Gaudí Novias a ver quién es más moderna y más mediática. Su imagen de marca, digo. Este año, Clará se ha impuesto a Mota por sus santas gónadas. Las de ella y las de Andrej Pejic, qué pelotazo. Al lado del modelo serbio vestido de desposada, el fichaje de una pija casadera como Tamara Falcó de madrina de Pronovias se quedó en nada. Mataría por ver a Pejic de esa guisa camino de según qué altares. Si es el del obispo Reig, le da un soponcio a su eminencia, porque vale que el chico es guapo, fino y etéreo como un cisne, pero la nuez del pescuezo no se la quita nadie.

Aquí los únicos coherentes son los Reyes. Que no van a festejar sus bodas de oro, informa la Casa en su nueva etapa de transparencia, cómo sería la opaca. La noticia sería que celebraran algo. Digan lo que digan, me da que en esa urba cada uno hace su vida. Él, con sus ejercicios de rehabilitación de la cadera y del prestigio. Ella, pirándose a Washington de tiendas con Cristina, el truco universal para que una mujer de bajón vital se venga arriba. Los que me tienen inquieta son Kiko y Jessica. Otra vez los han pillado de pelotera. Cualquier día nos dan un disgusto y nos dejan compuestos y sin boda del milenio.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana