CARTAS AL DIRECTOR

Ciudadanos bajo sospecha

Curiosos gobernantes tenemos, que criminalizan al ciudadano para justificar cada hachazo, renunciando al control o la inspección. En lugar de reforzar la inspección fiscal se suben los impuestos directos e indirectos y se amnistía a los defraudadores. En lugar de vigilar el despilfarro se suprime el transporte gratuito para terapia a los enfermos crónicos en el medio rural. En lugar de reforzar la inspección laboral y controlar la abstinencia se reduce el sueldo a los funcionarios de baja. En lugar de controlar abusos con las recetas se hace pagar a los pensionistas. En lugar de vigilar el trabajo negro, el fraude con el subsidio de desempleo o la renta mínima de inserción se piensa en “reformar” el sistema para reducir prestaciones.

Y así todas. Como puede haber quien engañe, lo mejor será suprimir cualquier derecho, así no hay engaño. Amputar en vez de controlar. Todo, bajo el apagón estadístico de un Estado opaco que no nos da jamás datos que faciliten tales decisiones “racionalizadoras”.

Los súbditos estamos bajo sospecha: palo al débil y premio al poderoso. Que dejen de tomarnos el pelo, por favor.— Eduardo Ros Ibarra. 

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

La política del escándalo

Hacer favores privados con recursos públicos es la esencia de la corrupción

El déficit o cómo asfixiar a las autonomías

La crisis financiera de las comunidades solo se resolverá con una reforma fiscal

Lo que Gibraltar esconde

Reino Unido tiene en el Peñón una gran base militar naval, aérea y de inteligencia

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana