COLUMNA

Des-Gobierno

Tal como están las cosas, creo que hasta Rajoy prefiere que gane Hollande

No es solamente la izquierda española la que espera como agua de mayo la victoria de Hollande en las presidenciales francesas de mañana. También una buena parte de la derecha española menos fanática. No solo los sindicatos, que reclaman una mayor iniciativa pública, sino también el mundo de la economía productiva, con el consumo hundido por el pánico ciudadano. Algunos periódicos anclados en 1898, especialmente aguerridos cuando le tocan los repsoles, disfrutaron mucho con la campaña española de Sarkozy, que agitó sin parar el pellejo de Zapatero. Podía asustar a los franceses con Berlusconi, pero todavía hay clases en los espantajos. Nosotros somos europeos subsaharianos. Tal como están las cosas, creo que hasta Rajoy prefiere que gane Hollande. El actual presidente español es taimado, pero no llega a prusiano. Lo que en el fondo le gustaría, como a la mayoría de los políticos españoles, es ser presidente de una Diputación, que consiste básicamente en asfaltar carreteras secundarias, con el espacioso aplauso del paisano. Y tener un veraneo. Por eso se le ve compungido, porque la depredación financiera amenaza por llevarse por delante hasta los veranos. En cambio, el equipo gubernamental está que se sale: actúa como un des-Gobierno. Lógico. Si el ultraliberalismo consiste en desmantelar el Estado, lo procedente es que un gobierno de esa ideología se entusiasme con el desgobernar. Veamos. En lugar de finezza para afrontar los conflictos, una diplomacia di bravura que va camino de enemistarnos con toda América Latina. Una política cultural y educativa que tiene por primer punto pregonar ante el mundo la baja calidad de la cultura, los centros de enseñanza y las universidades españolas. Como la Sanidad pública era buena, de las mejores, se le retraen recursos para emplear esos recursos en su privatización. En cuanto a política medioambiental, se ha alcanzado el ideal: ya no existe. Disculpen: voy a ver el Telediario antes de que se lo zampen como un brote verde.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana