COLUMNA

Des-Gobierno

Tal como están las cosas, creo que hasta Rajoy prefiere que gane Hollande

No es solamente la izquierda española la que espera como agua de mayo la victoria de Hollande en las presidenciales francesas de mañana. También una buena parte de la derecha española menos fanática. No solo los sindicatos, que reclaman una mayor iniciativa pública, sino también el mundo de la economía productiva, con el consumo hundido por el pánico ciudadano. Algunos periódicos anclados en 1898, especialmente aguerridos cuando le tocan los repsoles, disfrutaron mucho con la campaña española de Sarkozy, que agitó sin parar el pellejo de Zapatero. Podía asustar a los franceses con Berlusconi, pero todavía hay clases en los espantajos. Nosotros somos europeos subsaharianos. Tal como están las cosas, creo que hasta Rajoy prefiere que gane Hollande. El actual presidente español es taimado, pero no llega a prusiano. Lo que en el fondo le gustaría, como a la mayoría de los políticos españoles, es ser presidente de una Diputación, que consiste básicamente en asfaltar carreteras secundarias, con el espacioso aplauso del paisano. Y tener un veraneo. Por eso se le ve compungido, porque la depredación financiera amenaza por llevarse por delante hasta los veranos. En cambio, el equipo gubernamental está que se sale: actúa como un des-Gobierno. Lógico. Si el ultraliberalismo consiste en desmantelar el Estado, lo procedente es que un gobierno de esa ideología se entusiasme con el desgobernar. Veamos. En lugar de finezza para afrontar los conflictos, una diplomacia di bravura que va camino de enemistarnos con toda América Latina. Una política cultural y educativa que tiene por primer punto pregonar ante el mundo la baja calidad de la cultura, los centros de enseñanza y las universidades españolas. Como la Sanidad pública era buena, de las mejores, se le retraen recursos para emplear esos recursos en su privatización. En cuanto a política medioambiental, se ha alcanzado el ideal: ya no existe. Disculpen: voy a ver el Telediario antes de que se lo zampen como un brote verde.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Tres hurras por Escocia

El sentido común con el que han votado los escoceses por permanecer en Reino Unido debería servir para contrarrestar esa movilización irracional que quiere desandar la historia

LA CUARTA PÁGINA

Un imán debajo de la mesa

Las fuerzas movilizadas en Escocia y otros nacionalismos en el mundo no se explican solo por intereses económicos y pragmáticos. Hay que contar también con el viento de las humillaciones y las injusticias

la cuarta página

Consulta 9-N: suspensión sin suspense

Mas puede convocar legalmente la votación pretendida al amparo de la ley catalana de consultas, pero solo por unos días o unas horas. Un recurso del Gobierno al Constitucional la paralizaría automáticamente

la cuarta página

¿Internacionalización del ‘procés’?

El soberanismo catalán defiende que, pese al bloqueo del Estado, la mediación exterior podría ayudar al éxito de su reivindicación. Un análisis no voluntarista lleva a concluir que tal intervención es impensable

El ardiente mensaje de Robert Burns

El poeta que da voz al independentismo de Escocia invita a “una copa de hermandad”

Las opacidades de la transparencia

La obsesión por la visibilidad refuerza la espectacularización de la política

La apuesta por la ciencia

El mecenazgo es básico para apoyar a investigadores e instituciones

Incompleta, injusta, ineficaz

El debate sobre la reforma fiscal permite contrastar distintos modelos de sociedad

Respondemos a las preguntas de la gente

Google no es 'la puerta de entrada a Internet' ni actúa para dañar a la competencia

Claves para renovar la OEA

La organización necesita un mandato que la permita actuar con unidad y espíritu de diálogo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana