EDITORIAL

Palo y zanahoria

El BCE debe apoyar el esfuerzo español por recortar el déficit público protegiendo la deuda

El discurso del presidente del BCE, Mario Draghi, en Barcelona merece más atención de la que se deriva del mero mantenimiento de los tipos de interés. Draghi ha sugerido de nuevo que la preocupación por el crecimiento económico debe formar parte de la agenda económica europea, una idea que felizmente está ganando adhesiones en Europa. Ya se verá hasta qué punto la idea se concreta en decisiones. Pero la parte del discurso más próxima a los intereses españoles es su referencia a la necesidad de acelerar las reformas económicas y, en especial, la financiera. La incitación venía envuelta en las alabanzas de rigor (“el Gobierno español ha desplegado reformas muy significativas en un tiempo brevísimo”), pero responde a la inquietud del BCE por el irregular e inconcluso saneamiento del sistema financiero en España.

La petición de Draghi de acelerar la reforma financiera alude a disfunciones evidentes en la banca española que ya tenían que estar resueltas y que, sin embargo, no lo están. El caso de Bankia es una de ellas; sigue pesando sobre la credibilidad de los bancos españoles ante las ventanillas europeas. El otro gran obstáculo que debe despejarse es la presencia de los activos inmobiliarios en los balances bancarios a valoraciones que el mercado no reconoce. La celeridad que pide el presidente del BCE es una declaración casi explícita de que la política de provisiones graduales no es suficiente.

Pero hay una parte del discurso de Draghi que obliga indirectamente al BCE. El Gobierno español está haciendo lo que debe, está intentado ajustar el déficit de forma rápida y contundente, aunque la calidad de los recortes aplicados sea discutible. En consonancia con ese esfuerzo, que pesa sobre todos los ciudadanos, el BCE debería intensificar la compra de deuda española en el mercado secundario cuando sea necesario. Entre líneas, el mensaje de Draghi sugiere que cuando los Gobiernos se apliquen con la seriedad y contundencia necesaria para bajar el déficit y la deuda, el BCE les premiará protegiéndoles de la reacción de los mercados; cuando no se aprecie la suficiente convicción y aplicación, el BCE dejará la prima de riesgo a su suerte, es decir, se abstendrá de intervenir. Es una versión refinada de la política del palo y la zanahoria.

La posición del BCE resulta excesivamente optimista en un aspecto: los préstamos a la banca no se van a trasladar a la economía real con el tiempo, como sugiere Draghi (salvo que medie una recuperación de la economía). Tampoco están aliviando la situación de los Tesoros nacionales. Por esa razón el BCE debería aceptar que le corresponde el papel de comprar directamente deuda en el secundario, mientras se restablecen los canales del crédito. La reunión del BCE ha desatado los nervios de los responsables de Interior. Tanto miedo tenían de que la reunión terminara con imágenes de Barcelona ardiendo, que fue literalmente tomada por la policía. Un exceso próximo a la ridiculez. Por el momento, España no es Grecia.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas. Y para eso convienen argumentos que priven a tales pretensiones de su apoyo legitimador

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas demuestran al retorcer la Constitución y el Estatuto para burlarse de la democracia, no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación entre las personas, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad y misterio hasta convertirla en un liso intercambio de palabras

la cuarta página

Todos quieren café

Es probable que otras autonomías reclamen los avances que puedan obtener los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse. Tal vez sólo una profunda reforma federal tendría alguna posibilidad

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Obama entre Bush y Bush

El presidente de EE UU finalmente encuentra su política exterior pareciéndose a Bush, es decir, a Bush padre

Por un control más realista de las drogas

Los expertos aconsejan dar acceso legal a sustancias que hoy están prohibidas

Lo que pudo haber sido y no fue

Las brillantes propuestas de Obama se se han ido distanciando sin remedio de la realidad

Cataluña y el pensamiento mágico

El independentismo promete el paraíso en la tierra sin ningún coste

Politizar la tecnología

La expansión de la moda digital pide un debate público sobre sus consecuencias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana