CARTAS AL DIRECTOR

¡Ay Señor, llévame pronto!

Velilla de San Antonio, Madrid 14 ABR 2012 - 00:01 CET

Nos dice José Viñals, responsable del departamento de Mercado de Capitales del FMI, que “vivir más es bueno, pero supone un riesgo financiero importante”. Lo llaman en su estudio “el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. Y para solucionar esto proponen recortar pensiones y ligar la edad de jubilación a la esperanza de vida. Todo esto habría que hacerlo además deprisa, porque si no el problema puede ser exponencial de aquí a unos años. Sería mucho más lógico lo contrario, es decir, ajustar la esperanza de vida a la edad de jubilación. Porque si alargamos la vida laboral de las personas habrá menos espacio para que entren trabajadores jóvenes —mucho más formados y flexibles—, lo cual congelaría la tasa de reposición del mercado de trabajo. Además, ¿quién quiere hoy a una persona de más de 50 años? Qué habría que hacer para conseguir esto. Vamos a ver algunas ideas:

A partir de los 50 (edad de jubilación) el trabajador tendría un máximo de 10 años de esperanza de vida. Que quiere vivir más, no hay problema, pero corre por su cuenta.

Deterioro progresivo de la calidad de vida de las personas para que no tengan tanto apego a la misma.

Reevaluación decreciente anual de las pensiones, para que al final del periodo el jubilado tenga unos ingresos negativos.

Destrucción del sistema público de sanidad.

Abucheo en lugares públicos, y llamadas a su domicilio, increpándole por su injustificable insistencia en seguir viviendo.

En definitiva, habría que conseguir que el jubilado cuando se levanta cada mañana dijera frente al espejo: “¡Ay Señor, llévame pronto!” (José Mota, dixit).— J. Javier Morata Ruiz. 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Argentina retrocede

La percepción de impunidad en el tejido social genera una desesperanza impotente

El concurso Viñas premia a una soprano de Ucrania de 24 años

Los ganadores actuaron ayer en el Liceo y el jueves lo harán en el Teatro Real

Segunda vida para el templo del arte

El taller de los Masriera de la calle Bailén, copia del monumento romano de Augusto y cerrado desde 2009, se convertirá en un equipamiento público

EL PAÍS RECOMIENDA

Papá, mamá y la tía Samantha

Pablo León Bilbao

La justicia empieza a conceder permisos de maternidad en casos de gestación subrogada

El fraude de la pasta fresca

Hacienda destapa el sistema con el que una cadena de restaurantes italianos ocultaba parte de sus ingresos

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana