CARTAS AL DIRECTOR

¡Ay Señor, llévame pronto!

Velilla de San Antonio, Madrid 14 ABR 2012 - 00:01 CET

Nos dice José Viñals, responsable del departamento de Mercado de Capitales del FMI, que “vivir más es bueno, pero supone un riesgo financiero importante”. Lo llaman en su estudio “el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. Y para solucionar esto proponen recortar pensiones y ligar la edad de jubilación a la esperanza de vida. Todo esto habría que hacerlo además deprisa, porque si no el problema puede ser exponencial de aquí a unos años. Sería mucho más lógico lo contrario, es decir, ajustar la esperanza de vida a la edad de jubilación. Porque si alargamos la vida laboral de las personas habrá menos espacio para que entren trabajadores jóvenes —mucho más formados y flexibles—, lo cual congelaría la tasa de reposición del mercado de trabajo. Además, ¿quién quiere hoy a una persona de más de 50 años? Qué habría que hacer para conseguir esto. Vamos a ver algunas ideas:

A partir de los 50 (edad de jubilación) el trabajador tendría un máximo de 10 años de esperanza de vida. Que quiere vivir más, no hay problema, pero corre por su cuenta.

Deterioro progresivo de la calidad de vida de las personas para que no tengan tanto apego a la misma.

Reevaluación decreciente anual de las pensiones, para que al final del periodo el jubilado tenga unos ingresos negativos.

Destrucción del sistema público de sanidad.

Abucheo en lugares públicos, y llamadas a su domicilio, increpándole por su injustificable insistencia en seguir viviendo.

En definitiva, habría que conseguir que el jubilado cuando se levanta cada mañana dijera frente al espejo: “¡Ay Señor, llévame pronto!” (José Mota, dixit).— J. Javier Morata Ruiz. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Cada cuánto tiempo hay que regar el PSOE?

Los experimentos democráticos son una gran oportunidad para reconstruir un partido y reconectar con los ciudadanos. Hay que seguir el método de ensayo y error, para beneficio propio y de toda la sociedad

LA CUARTA PÁGINA

¿Qué dicen las cuentas territorializadas?

Dos tercios de los saldos fiscales regionales se deben simplemente a que en los territorios más ricos se pagan más impuestos que en los pobres. Solo en el otro tercio hay indicios preocupantes, pero de magnitud modesta

Señor Juncker: queremos otra Europa

El programa del nuevo presidente de la Comisión es serio, pero le falta ambición

Podemos vivir juntos

El conflicto entre israelíes y palestinos no es político, sino humano

La nueva guerra de los treinta años

No se puede aspirar a resolver la situación de Oriente Próximo, sino a gestionarla

El 'fracking' o la sordera hacia la ciencia

Politizar la investigación de los recursos estratégicos no beneficia a nadie

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana