CARTAS AL DIRECTOR

¡Ay Señor, llévame pronto!

Velilla de San Antonio, Madrid 14 ABR 2012 - 00:01 CET

Nos dice José Viñals, responsable del departamento de Mercado de Capitales del FMI, que “vivir más es bueno, pero supone un riesgo financiero importante”. Lo llaman en su estudio “el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. Y para solucionar esto proponen recortar pensiones y ligar la edad de jubilación a la esperanza de vida. Todo esto habría que hacerlo además deprisa, porque si no el problema puede ser exponencial de aquí a unos años. Sería mucho más lógico lo contrario, es decir, ajustar la esperanza de vida a la edad de jubilación. Porque si alargamos la vida laboral de las personas habrá menos espacio para que entren trabajadores jóvenes —mucho más formados y flexibles—, lo cual congelaría la tasa de reposición del mercado de trabajo. Además, ¿quién quiere hoy a una persona de más de 50 años? Qué habría que hacer para conseguir esto. Vamos a ver algunas ideas:

A partir de los 50 (edad de jubilación) el trabajador tendría un máximo de 10 años de esperanza de vida. Que quiere vivir más, no hay problema, pero corre por su cuenta.

Deterioro progresivo de la calidad de vida de las personas para que no tengan tanto apego a la misma.

Reevaluación decreciente anual de las pensiones, para que al final del periodo el jubilado tenga unos ingresos negativos.

Destrucción del sistema público de sanidad.

Abucheo en lugares públicos, y llamadas a su domicilio, increpándole por su injustificable insistencia en seguir viviendo.

En definitiva, habría que conseguir que el jubilado cuando se levanta cada mañana dijera frente al espejo: “¡Ay Señor, llévame pronto!” (José Mota, dixit).— J. Javier Morata Ruiz. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

El pasado imperfecto

PIEDRA DE TOQUE. Los grandes fastos de la inteligencia en el París posterior a la II Guerra Mundial fueron, más bien, los estertores de la figura del intelectual y los últimos destellos de una cultura volcada en la calle

LA CUARTA PÁGINA

El verano del 14

Todo empezó con el atentado de Sarajevo, un incidente trágico pero de importancia limitada. La atmósfera nacionalista y el patrioterismo de la peor especie que reinaban en Europa desencadenaron la contienda

Aprender a perder

No hay Mundial que distraiga de la subida del paro y la pobreza en Argentina

Los pedestales vacíos

Europa se enfrenta a la tormenta sin figuras al mando que inspiren confianza

El reto de la renovación

Pedro Sánchez tiene que hacer un partido más integrador y transparente

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana