CARTAS AL DIRECTOR

¡Ay Señor, llévame pronto!

Velilla de San Antonio, Madrid 14 ABR 2012 - 00:01 CET

Nos dice José Viñals, responsable del departamento de Mercado de Capitales del FMI, que “vivir más es bueno, pero supone un riesgo financiero importante”. Lo llaman en su estudio “el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. Y para solucionar esto proponen recortar pensiones y ligar la edad de jubilación a la esperanza de vida. Todo esto habría que hacerlo además deprisa, porque si no el problema puede ser exponencial de aquí a unos años. Sería mucho más lógico lo contrario, es decir, ajustar la esperanza de vida a la edad de jubilación. Porque si alargamos la vida laboral de las personas habrá menos espacio para que entren trabajadores jóvenes —mucho más formados y flexibles—, lo cual congelaría la tasa de reposición del mercado de trabajo. Además, ¿quién quiere hoy a una persona de más de 50 años? Qué habría que hacer para conseguir esto. Vamos a ver algunas ideas:

A partir de los 50 (edad de jubilación) el trabajador tendría un máximo de 10 años de esperanza de vida. Que quiere vivir más, no hay problema, pero corre por su cuenta.

Deterioro progresivo de la calidad de vida de las personas para que no tengan tanto apego a la misma.

Reevaluación decreciente anual de las pensiones, para que al final del periodo el jubilado tenga unos ingresos negativos.

Destrucción del sistema público de sanidad.

Abucheo en lugares públicos, y llamadas a su domicilio, increpándole por su injustificable insistencia en seguir viviendo.

En definitiva, habría que conseguir que el jubilado cuando se levanta cada mañana dijera frente al espejo: “¡Ay Señor, llévame pronto!” (José Mota, dixit).— J. Javier Morata Ruiz. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana