CARTAS AL DIRECTOR

¡Ay Señor, llévame pronto!

Velilla de San Antonio, Madrid 14 ABR 2012 - 00:01 CET

Nos dice José Viñals, responsable del departamento de Mercado de Capitales del FMI, que “vivir más es bueno, pero supone un riesgo financiero importante”. Lo llaman en su estudio “el riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. Y para solucionar esto proponen recortar pensiones y ligar la edad de jubilación a la esperanza de vida. Todo esto habría que hacerlo además deprisa, porque si no el problema puede ser exponencial de aquí a unos años. Sería mucho más lógico lo contrario, es decir, ajustar la esperanza de vida a la edad de jubilación. Porque si alargamos la vida laboral de las personas habrá menos espacio para que entren trabajadores jóvenes —mucho más formados y flexibles—, lo cual congelaría la tasa de reposición del mercado de trabajo. Además, ¿quién quiere hoy a una persona de más de 50 años? Qué habría que hacer para conseguir esto. Vamos a ver algunas ideas:

A partir de los 50 (edad de jubilación) el trabajador tendría un máximo de 10 años de esperanza de vida. Que quiere vivir más, no hay problema, pero corre por su cuenta.

Deterioro progresivo de la calidad de vida de las personas para que no tengan tanto apego a la misma.

Reevaluación decreciente anual de las pensiones, para que al final del periodo el jubilado tenga unos ingresos negativos.

Destrucción del sistema público de sanidad.

Abucheo en lugares públicos, y llamadas a su domicilio, increpándole por su injustificable insistencia en seguir viviendo.

En definitiva, habría que conseguir que el jubilado cuando se levanta cada mañana dijera frente al espejo: “¡Ay Señor, llévame pronto!” (José Mota, dixit).— J. Javier Morata Ruiz. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Pactos por un nuevo futuro

Frente a soluciones mesiánicas que cuestionan todo el sistema, hacen falta tres grandes acuerdos: para revitalizar la democracia, para soldar la fractura social y para actualizar el contrato constitucional

LA CUARTA PÁGINA

Brasil, el mundo de mañana

En la nueva etapa de Dilma Rousseff el país se enfrenta al reto de la modernización. Haría bien en apostar por su talento más joven y atender las expectativas de una generación que exige un futuro mejor

la cuarta página

Cameron y Maduro: una sola coincidencia

Los Gobiernos de Reino Unido y Venezuela concuerdan en la voluntad de sustraer sus países a la jurisdicción de los respectivos Tribunales de Derechos Humanos. Caracas ya lo ha hecho; Londres amenaza con hacerlo

Elecciones plebiscitarias: un caso singular

Los ciudadanos no pueden decidir una secesión en una consulta electoral

Maduro y el Saharan Blend

La desastrosa gestión de PDVSA obliga a Venezuela a importar petróleo de Argelia

Círculo vicioso, círculo virtuoso

Hay que ir a una situación de corrupción mínima y eficiencia máxima

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana