COLUMNA

El gran premio

Pensamos que los pequeños copian a los grandes, los marginales a los famosos, y las periferias al centro. Pues no. Suele ocurrir al contrario

El premio del certamen literario de Sada, perla de las Mariñas atlánticas, consistirá en el futuro en un almuerzo con el alcalde. No, no se trata de que la persona elegida participe en un ágape antes o después de ser laureada. El galardón lírico, el momento de gloria, el premio per se, es ese privilegio de tomar un piscolabis con el regidor. Lo leo en una esquina de una página local, que es donde se esconden las grandes vanguardias futuristas. La gente está equivocada en materia de novedades. Pensamos que los pequeños copian a los grandes, los marginales a los famosos, y las periferias al centro. Pues no. Suele ocurrir al contrario. Desde los caballos de colores de la aldea de Chagall y los tangos de Carlos Gardel, hasta la bata de guata de Amancio Ortega y la manzana mágica de Steve Jobs, casi todo surge en las esquinas, como los castañeros en invierno. En Wall Street no han desarrollado nada que no sea cerrajería y estafa. A lo que voy. Que el insólito certamen literario no es una ocurrencia anacrónica, restauradora de la piadosa y culta tradición de “echarles de comer” a los pobres, periodistas y poetas, especies todas verbívoras. Cuando ya había caído del carro triunfal, de vuelta a Mondoñedo, y vivía de modestas colaboraciones, Álvaro Cunqueiro fue increpado por otro viajero del autobús: “¡Qué, señor Cunqueiro!... ¡Hay que escribir también de lo achuchada que está la vida!”. Y el genial creador de Merlín e familia anotó con humor doliente: “Aquí tenemos que darlo todo los poetas: hasta las patatas”. Pues ahí vamos. El insólito certamen es un signo que nos anuncia la nueva política cultural y el concepto de mecenazgo. No estamos sólo ante un problema de recortes. Lo que se vislumbra es un proceso de deconstrucción cultural en España. De la idea de exención pasaremos pronto al peligro de extinción de los espacios críticos. El premiado será la Autoridad y el poeta servirá las patatas.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana