EL ACENTO

De la cima a la sima

El descenso de James Cameron a la fosa de las Marianas debería marcar un nuevo comienzo en la exploración de los abismos

MARCOS BALFAGÓN

Paradójicamente, el ser humano sabe hoy más de la Luna que de las profundidades marinas. La más honda de estas simas es la fosa de las Marianas, que se sitúa a casi 11.000 metros bajo el nivel del mar. A este punto, el más profundo del océano, ha querido llegar no ya un profesional de estas zonas misteriosas, sino el director de cine más taquillero, James Cameron, inventor de un mundo como el de Avatar, pero que ya se adentró en la ficción en los abismos marítimos en su película Abyss, y en la superficie con Titanic.

Ha logrado batir un récord, pues ha sido el primero en descender solo a esta fosa en el Pacífico, al oeste de la isla de Guam. Lo habían logrado en 1960 dos personas que bajaron juntas, el teniente de la Marina de EE UU Don Walsh, ahora consultor en la NASA, y el explorador suizo Jacques Piccard, ya fallecido, en las condiciones entonces sumamente precarias de su batiscafo Trieste. Cameron ha contado con la mejor tecnología para su submarino Deepsea Challenge —de siete metros de longitud, impulsado por un sistema de torpedo vertical—, cuyo interior recuerda la estrechez de las primeras cápsulas espaciales. Ni siquiera ha podido contar con un contacto oral con la superficie, sino que ha tenido que comunicarse por mensajes de texto.

Cameron no ha relatado qué ha visto ni qué ha grabado. De esta expedición, preparada durante años y copatrocinada por National Geographic, saldrá una película, naturalmente en 3-D, y varios documentales. Y quién sabe si inspiración para la segunda parte de Avatar, de la que lo único que ha adelantado es que se desarrollará en los océanos de Pandora.

La hazaña de Cameron y su continuación nos permitirá descubrir el tipo de vida que se halla a 11 kilómetros bajo el mar, bajo una inmensa presión. Puede resultar de utilidad no solo para saber más de nuestro planeta y cómo cuidarlo, sino también para el estudio de otros cuerpos celestes en cuya agua pueda haber vida.

La de Cameron en el Deepsea Challenge no debería ser una mera aventura comercial, sino un nuevo comienzo para la exploración de los abismos del océano de los que seguramente también depende nuestra vida en superficie.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

La Habana recibe el deshielo con alegría y escepticismo

Los cubanos celebran la excarcelación de sus presos más simbólicos y esperan expectantes mejoras con el acercamiento a EE UU

El Eguzkilore premia 30 años después la sensibilidad de ‘Tasio’

Bilbao Mendi Film Festival distingue el trabajo de Montxo Armendáriz

Fomento mantendrá un horario de apertura de 12 horas en Foronda

EFE

Los vuelos que lo soliciten con cuatro horas de antelación podrán hacer uso del aeródromo sin tasas extraordinarias

El número mágico de Ancelotti

El técnico puede ganar el 18ª título internacional del Madrid e igualar los 18ª del Milan que él mismo conquistó en el Mundial de Clubes de 2007

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Trenes llenos de psiquiatras

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo hemos llegado a ese punto en el que la realización del proyecto de un Gobierno pueda conducir a la ruina de Cataluña y probablemente también de toda España?

la cuarta página

Tres problemas de la Universidad

La deficiente formación primaria y secundaria, los criterios endogámicos de selección del profesorado y la perversión de la autonomía y la democracia internas determinan el pésimo rumbo de la enseñanza superior

LA CUARTA PÁGINA

Que la generación Erasmus defienda a Europa

La UE afronta la crisis más profunda de su historia y nunca como ahora había existido tanto pesimismo sobre su futuro entre sus más ardientes partidarios. Necesita con urgencia la voz de quienes han crecido con ella

PIEDRA DE TOOUE

La era de los impostores

La ficción ha sustituido a la realidad en el mundo que vivimos y los mediocres personajes del mundo real no nos interesan. Los fabuladores, sí, como ‘el pequeño Nicolás’ o Enric Marco

El declive de los Estados nacionales

Nuestra clase política vive envuelta en querellas y ajena a los cambios globales

Europa debe reconocer a Palestina

El reconocimiento sirve para ejercer un derecho y no un privilegio

La dependencia

La gestión de nuestros recursos genera una cultura de autorresponsabilidad

La era del carbón toca a su fin

China, EE UU y la UE están enviando una señal poderosa para reducir las emisiones

El dueño de la pocilga

Condenar al Parlamento es un viejo hábito que lleva siglos en España

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana