EL ACENTO

De la cima a la sima

El descenso de James Cameron a la fosa de las Marianas debería marcar un nuevo comienzo en la exploración de los abismos

MARCOS BALFAGÓN

Paradójicamente, el ser humano sabe hoy más de la Luna que de las profundidades marinas. La más honda de estas simas es la fosa de las Marianas, que se sitúa a casi 11.000 metros bajo el nivel del mar. A este punto, el más profundo del océano, ha querido llegar no ya un profesional de estas zonas misteriosas, sino el director de cine más taquillero, James Cameron, inventor de un mundo como el de Avatar, pero que ya se adentró en la ficción en los abismos marítimos en su película Abyss, y en la superficie con Titanic.

Ha logrado batir un récord, pues ha sido el primero en descender solo a esta fosa en el Pacífico, al oeste de la isla de Guam. Lo habían logrado en 1960 dos personas que bajaron juntas, el teniente de la Marina de EE UU Don Walsh, ahora consultor en la NASA, y el explorador suizo Jacques Piccard, ya fallecido, en las condiciones entonces sumamente precarias de su batiscafo Trieste. Cameron ha contado con la mejor tecnología para su submarino Deepsea Challenge —de siete metros de longitud, impulsado por un sistema de torpedo vertical—, cuyo interior recuerda la estrechez de las primeras cápsulas espaciales. Ni siquiera ha podido contar con un contacto oral con la superficie, sino que ha tenido que comunicarse por mensajes de texto.

Cameron no ha relatado qué ha visto ni qué ha grabado. De esta expedición, preparada durante años y copatrocinada por National Geographic, saldrá una película, naturalmente en 3-D, y varios documentales. Y quién sabe si inspiración para la segunda parte de Avatar, de la que lo único que ha adelantado es que se desarrollará en los océanos de Pandora.

La hazaña de Cameron y su continuación nos permitirá descubrir el tipo de vida que se halla a 11 kilómetros bajo el mar, bajo una inmensa presión. Puede resultar de utilidad no solo para saber más de nuestro planeta y cómo cuidarlo, sino también para el estudio de otros cuerpos celestes en cuya agua pueda haber vida.

La de Cameron en el Deepsea Challenge no debería ser una mera aventura comercial, sino un nuevo comienzo para la exploración de los abismos del océano de los que seguramente también depende nuestra vida en superficie.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La transición energética

El cambio climático es un fenómeno global de consecuencias potencialmente catastróficas para nuestro modo de vida. Hace falta un esquema más sostenible donde los combustibles fósiles den paso a las renovables

LA CUARTA PÁGINA

¿Baja el suflé y sube el ‘seny’?

Hay algunos síntomas que así lo indican. Los argumentos a favor de la independencia se han desmoronado uno tras otro. Lo que parecía fácil, rápido y lucrativo se ha ido revelando difícil, complicado y perjudicial

LA CUARTA PÁGINA

Ciudades y ciudadanos inteligentes

El avance de la tecnología en el entorno plantea la cuestión de si vivir en una productiva interconexión permanente es mejor o el ser humano debe recordar que el ocio es tan necesario como la eficiencia

Cita en Cardiff con la OTAN

La Alianza afronta una cumbre donde tendrá que adoptar decisiones difíciles

¿Es prioritaria la elección directa de alcaldes?

La regeneración debería pasar por la reforma del sistema electoral

El agobio de Occidente

Si Estados Unidos no puede, Europa debe hacer algo más por la seguridad colectiva

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana