OPINIÓN

La cultura del miedo

Puebla de la Calzada, Badajoz 12 MAR 2012 - 19:17 CET

Que el sistema capitalista es ampliamente aceptado por la mayoría de la sociedad es un hecho conocido, para muchos es, además, el mejor y único sistema válido para lograr una sociedad desarrollada y con unos niveles de bienestar adecuados a los deseos ciudadanos. Pero lo que no estaba tan claro era el grado de interiorización de dicha aceptación. ¿Qué nos pasa? Estamos tan sumamente subyugados por los cantos de sirena de los poderosos sobre las bondades del modelo, que asistimos con normalidad patológica al desmantelamiento y liquidación de un país moderno, desarrollado e integrado en la Unión Europea como es Grecia; nuestra pasividad es más grave si tenemos en cuenta que muchos de nosotros lo vemos como algo en el que el único culpable es el país heleno y que el sistema es poco menos que perfecto y solo se limita a ajustar los desaguisados de los países. Viendo el grado de aceptación, los principales beneficiarios de las “bondades del sistema” han dado un paso más y, a través del pánico provocado por una gravísima crisis, se han propuesto desmantelar el Estado de bienestar y redireccionar toda esa ingente cantidad de dinero público hacia sus corporaciones, quedando desprotegidos la mayoría de los ciudadanos.

Ahora hay varios países al borde del precipicio, entre ellos España. ¿Vamos a seguir creyendo en el modelo como un dogma de fe y permitir la caída de esos países? ¿Permaneceremos impávidos o nos debemos plantear que es posible otra alternativa? Lo creamos o no, en nosotros está.— Miguel Romano Romero.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana