Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peligro de atribuirle una raza al 'glamour'

La edición francesa de la revista 'Elle' pide disculpas por referirse al estilo de los Obama como "nueva moda negra"

Michelle Obama se ha impuesto como icono de clase y elegancia desde su llegada a la Casa Blanca. Los vestidos que luce, los complementos que elige, los cambios de su peinado... todo es noticia y todo vende. Los modistos se pelean por vestirla. Tal es su éxito que parte de su fondo de armario saldrá a la venta para recaudar fondos para la campaña de su marido. Rendida como tantos al glamour de la primera dama, la periodista Nathalie Dolivo de la revista francesa Elle le ha dedicado un artículo que ha levantado gran polémica. Titulado Black Fashion Power, parte de la influencia de Michelle para analizar la nueva tendencia de la "moda negra".

La autora también acuña el término black-guesía, que ha "integrado todos los códigos blancos" de la burguesía pero a los que añade "una referencia étnica", como los collares de conchas. El texto ha provocado gran revuelo en las redes sociales, donde ha sido criticado por racista, y ha tenido que ser retirado de la web por la publicación.

"En esta América dirigida por primera vez por un presidente negro, el chic se ha convertido en una opción plausible para un comunidad hasta ahora atada a sus códigos de la moda callejera", escribía en el artículo publicado y retirado por la polémica. En un mensaje de disculpas, la autora aclara que en el artículo quería subrayar que "habíamos pasado de la dominación de la estética R'n'B a un entusiasmo por la clase de una Michelle Obama". "Por supuesto que todas las mujeres negras de Norteamérica no se vestían hasta ahora con pantalones amplios y deportivas", señala. "Cuando evoco los códigos blancos, me refiero a los códigos clásicos de la burguesía blanca americana", añade.

El caso es que el artículo ha provocado comentarios indignados de lectores y personalidades del mundillo de la moda. Las reacciones se han multiplicado también en Twitter y en Facebook, donde se ha creado una página especial de boicot a la revista a raíz del artículo en cuestión.

La actriz y miss Francia 2001, Sonia Rolland, de padre francés y madre ruandesa, colgó por ejemplo el siguiente mensaje ayer en su muro de Facebook: "La mujer negra no solo está enfadada porque aparece raramente en primera de estas revistas femeninas, lo está sobre todo porque hay este tipo de artículos reductores para calificar su lugar y su poder en la sociedad".