Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos lanzan una guía para suplir el vacío normativo de los cuidados paliativos

El texto, de obligado cumplimiento para los colegiados, regula los casos que precisan atención y da pautas de las fórmulas para suministrarla.- "La sedación es la mejor manera de luchar contra la eutanasia", dice el presidente de los facultativos

La ley de muerte digna languidece abandonada en los cajones de La Moncloa. Mientras tanto, miles de pacientes cada año precisan de sedación terminal. Una necesidad fundamental para atajar el sufrimiento cuando otros tratamientos no han dado ya resultado. Ante la falta de una regulación formal sobre estos cuidados y para suplir un vacío que perjudica a pacientes y facultativos, la Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal), han elaborado una guía que pauta cómo y cuándo aplicarlos. El texto -refrendado por la asamblea de los médicos- será de obligado cumplimiento para todos los colegiados.

"La sedación paliativa es la mejor manera de luchar contra la eutanasia", ha dicho esta mañana el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, durante la presentación de la guía en Madrid. Suministrar esa sedación terminal cuando el paciente lo necesita es una buena práctica médica, aunque suponga acortar la vida del enfermo. "Lo que no es buena práctica es no hacerlo y dejar a un paciente con un sufrimiento intensísimo", ha remarcado Sendín. "A nadie se le ocurriría decir que no operen de apendicitis a una persona que lo necesita, pues con los cuidados paliativos igual", ha añadido el presidente de los médicos, que aboga por situar estos tratamientos en la normalidad.

Pero la realidad aún no está cerca de lograrlo. Todavía existen casos de pacientes que no reciben la atención paliativa adecuada, según ha denunciado Javier Rocafort, presidente de la Secpal, que ha criticado también que las diferencias entre regiones y la ausencia de criterios comunes provocan desigualdades entre los pacientes. "Los objetivos de cuidados paliativos se evalúan de manera distinta, en algunas autonomías se considera que cinco de cada 1.000 precisan este tipo de tratamientos; en otras son solo dos de cada 1.000", argumenta.

Precisamente para tratar de frenar situaciones en las que el enfermo sufra sin la atención adecuada, la guía establece qué hacer y cómo en cada caso. Fija los casos en os que los cuiddos paliativos son necesarios y las normas para proporcionarlos: desde el consentimiento informado del paciente (obligatorio) hasta el tipo de fármacos y la vía adecuada para suministrarlos. Recomienda también dejar constancia de todo en la historia clínica.

El documento da, según Sendín, "más seguridad a aquellos médicos que hacen lo deben". También más garantías a las familias y los pacientes que reclaman este tipo de atención. "Morir con sufrimiento es el peor trance que tiene la vida", ha añadido el presidente de los médicos.